Articulistas Opinión

Algo más que salud

Algo más que salud

José Díaz

26 de julio

A Héctor, Dora y Bartolomé


En 1953, cuatro años antes de mi nacimiento, un grupo de jóvenes encabezados por Fidel Castro iniciaron el asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, con la meta de derrocar el gobierno de Fulgencio Batista.

No pudieron, fracasaron, pero no renunciaron y tres años después, exactamente el 2 de diciembre de 1956, 82 hombres entre los que estaban Fidel, El Che, Raúl, Camilo y Juan Almeida; habían salido el 25 de noviembre, de un puerto en Veracruz, Méjico y con la impronta de Fidel: «Si salimos, llegamos; si llegamos, entramos; si entramos, triunfamos».

“En 1956 seríamos libres o mártires”. El yate encalló y tuvieron que caminar en el lodo de manglares, muchos se extraviaron, fueron atacados y muertos tres de ellos en “Alegría de Pio”, como unos 20 apresados y asesinados. Durante esos difíciles días, los primeros 18 expedicionarios lograron reagruparse para continuar la lucha en la Sierra Maestra.

Otros 22 expedicionarios fueron presos luego de que cesaran las matanzas y enviados a prisión.
El 18 de diciembre de 1956, en Cinco Palmas, Purial de Vicana, volvieron a reunirse Fidel y su hermano Raúl, contando entonces con ocho hombres y siete armas. Fue allí cuando el jefe de la Revolución profetizó que “¡Ahora sí ganamos la guerra!”, hecha realidad el 1 de enero de 1959.

Allí se inició la construcción de una de las sociedades más hermosas que recuerde la humanidad, que se apoyó en el alegato de defensa de Fidel por lo del Moncada que concluyó: “En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no lo ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos.

Condenadme, no importa, la Historia me absolverá.» Claro que lo absolvió y eso lo celebramos en “algo más que salud”.

José Díaz

José Díaz