Articulistas

Arte Nacional

Arte Nacional

Joseph Caceres

Paradoja

Diferente a lo que acontecía en décadas pasadas, el merengue se ha convertido en un género en extinción en cuanto a su difusión en la radio.

Las emisoras interactivas, de música urbana, norteamericana, de salsa  y religiosas son las que predominan en estos tiempos.

Muy pocas tocan merengue, el cual ha sido relegado a programas especializados de los fines de semana.

Por ello vemos muy bien a los productores de esos programas que se han  integrado en la Asociación de Productores de Programas  de Merengue.

Pero, hace falta algo, que consideramos esencial para la defensa del merengue, sus intérpretes y difusores.

Que de una vez y por todas se apruebe y se ponga en ejecución La Ley de Música, que se estuvo discutiendo en el congreso de la República, pese a las modificaciones y limitaciones que han querido imponer los dueños de estaciones de radio de la Asociación Dominicana de Radiodifusores (ADORA).

Una Ley que proteja a los artistas dominicanos, a los productores, ejecutantes, y a todo el que la difunda, entre ellos a los integrantes de la Asociación de Productores de Programas de Merengue, que deberían recibir incentivos de la publicidad estatal, facilidades y acciones protectoras como las que posee la Ley del Cine para el cine dominicano.

Pensamos que con la protección del Estado y de las leyes la tarea de difundir y promover nuestra música se haría con mayor eficacia.

Hay que luchar por ello, y no esperar a que otros hagan el trabajo de campo, como siempre sucede.

La Ley de Música y de Mecenazgo no ha sido posible debido al desinterés y la indiferencia de los sectores que serán favorecidos con la misma.

Esa es la paradoja.

Por: Joseph Cáceres

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos