Editorial Opinión

Aun así

Aun así

La cifra de al menos 30 fallecidos durante el asueto de Semana Santa, aunque tragedias irreparables, pudo ser mucho mayor, sin la confluencia de un efectiva labor de las instituciones a cargo de asistencia y prevención de accidentes y la encomiable demostración de sensatez de la ciudadanía en sentido general.

Las autoridades dividen los reportes sobre accidentes de tránsito y otras causas de decesos, entre los que ocurren dentro del dispositivo de prevención desplegado por el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) y los que ocurren en circunstancias ajenas a ese programa, aunque la desgracia acaecida es la misma.

Los intensos aguaceros causados por una bien recibida vaguada ayudaron a sofocar incendios diseminados por sistemas montañosos y boscosos, pero también causaron disminución de la asistencia de vacacionistas a playas y balnearios, además de incrementar riesgos de accidentes.

Los reportes sobre muertos y heridos por accidentes de tránsito o ahogados, así como las más de 200 personas intoxicadas por alcohol, incluido 15 niños y adolescentes, serán siempre cifras fatídicas o dolorosas, pero aun así, se faltaría a la verdad si no se reconoce que el comportamiento ciudadano ha sido este año mucho mejor.

Pudo evitarse

El asesinato el sábado de la comunicadora Chantal Jiménez por su expareja Jensy Graciano, contra quien tres días antes la fiscalía de Santo Domingo Oeste había dictado orden de alejamiento, a pesar de lo cual la mató de un balazo y se suicidó, pudo evitarse.

Se ha dicho que un día antes de perpetrar el crimen, Graciano habría disparado contra Jiménez, por lo que fue detenido por la Policía, liberado sin ser despojado del arma que portaba, grave denuncia que debe ser investigada por el Ministerio Público.

La fiscalía de Santo Domingo Oeste había dictado una orden de alejamiento contra el victimario ante las amenazas que profería a su expareja, aun así el individuo segó la vida de la joven influencer y locutora, para matarse con la misma arma.

Esas medidas cautelares carecen de significación porque fiscalía ni Policía le dan seguimiento para salvaguardar vida en peligro.

En lo que va de año al menos 20 mueres han sido asesinadas por hombres despechados, por lo que se proyecta que a final de año el número de feminicidios pasaría de 80, a menos que las autoridades validen las órdenes de protección a mujeres asediadas o perseguidas, en riesgo de muerte por razones de género.

El Nacional

La Voz de Todos