Articulistas Opinión

Beso lésbico

Beso lésbico

Ernesto Guerrero

La película de la saga “Toy story” que se estrenó esta semana, tiene una escena en la que aparecen dos personajes femeninos, besándose y mostrándose abiertamente como pareja. Dado que la película va dirigida principalmente al público infantil, se han generado muchas reacciones a favor y en contra, mientras que estudio de producción (PIXAR / Disney) ratifican mantendrán la escena.

Países de Medio Oriente y Asia, mayoritariamente musulmanes donde la homosexualidad es criminalizada se han negado a difundir la cinta, y es probable que también lo mismo harán algunos países occidentales, donde influyen sectores ultra, que ven estos movimientos como parte de la imaginaria conspiración de “teoría de género”.

La escena eliminada en principio, volvió a ser incluida tras las protestas de los trabajadores de Pixar, que en una carta afirmaron que a pesar de que algunos de los caracteres de sus personajes eran homosexuales, la corporativa de Disney censuraba toda demostración de afecto gay en sus películas.

Todo esto dentro de un marco legal donde los representantes republicanos con el gobernador de la Florida a la cabeza, lograron aprobar una polémica ley estatal, que regula el contenido en las escuelas de temas sobre orientación sexual y género, elementos que son armas en el campo de batalla ideológico entre republicanos y demócratas.

Desde el lugar más feliz del mundo y en respuesta a esta discusión, la Corporación Disney declaró que defendía “inequívocamente” los derechos de las minorías y que estaban comprometidos con la creación de contenidos más diversos. “Todos compartimos la meta de vivir en un mundo más tolerante y respetuoso”.

Cris Evans (actor de reparto) fue más enfático al declarar: “Siempre habrá gente que tenga miedo, que no sea consciente y trate de aferrarse a lo que había antes”, “Pero esas personas mueren como los dinosaurios. El objetivo es no hacerles caso, seguir hacia adelante y abrazar el crecimiento que nos hace humanos”.

La homosexualidad no es una enfermedad y la existencia de familias homoparentales son una realidad que no puede ser ocultada; sus miembros no deben seguir siendo víctimas del estigma y la discriminación obligándolos a vivir dentro del closet. El beso lésbico entre Alisha y Kiko, es una oportunidad para dialogar con sus hijos sobre la diversidad.

Ernesto Guerrero

Ernesto Guerrero