CARTAS DE LOS LECTORES

cartas


Los abrazos
Señor director:
Antes de todas estas situaciones por la que estamos pasando a nivel mundial era muy común escuchar por psicólogos y especialistas decir que los abrazos curan y sin lugar a dudas es una gran realidad; ahora todo ha cambiado, no hay lugar para darnos muestra de afecto a causa del terrible virus como amenaza global que gravemente está afectando a la humanidad; se puede decir que el abrazo se ha convertido en un gran foco de contaminación. Esperamos, Dios mediante, que todo esto pueda ceder y las personas podamos volver a relacionarnos sin ningún temor ya que la convivencia nos hace mejores seres humanos. Necesitamos la socialización para demostrarnos los diferentes afectos que como seres humanos podamos necesitar, puede que un abrazo no tenga la solución al problema que nos ocurre, ni aleje o haga desaparecer lo que nos rodea, pero su magia recompone nuestras heridas, alivia nuestros sufrimientos y nos transmite que más allá de lo ocurrido, hay alguien que nos quiere y se preocupa por nosotros ya que un abrazo sincero es amar en toda regla. Abrazar es acariciar el alma, es un gesto pequeño pero repleto de sentimientos que cura y recompone. Los abrazos son momentos repletos de felicidad capaces de emocionar hasta al corazón más duro porque tienen el poder de trasmitir emociones. Se dice que cada vez que abrazamos a alguien con gusto, ganamos un día de vida. A veces tenemos la costumbre de ignorar la importancia de los pequeños detalles y el valor que conlleva dedicar tiempo a nuestros seres queridos. Abrazar es una maravillosa forma de dar amor a los que nos rodean, es acariciar el alma de quien tenemos cerca. Todos funcionaríamos mejor si abrazáramos o nos dejáramos abrazar más a menudo, porque aunque abrazar es un acto cotidiano del cual desconocemos la plenitud que nos proporciona, cada abrazo alberga diferentes intenciones pero siempre lleva consigo el establecimiento de un lenguaje simbólico entre la persona que lo da y la que lo recibe. Luego que pase toda esta pandemia, se hace necesario que cada persona retome su forma de vida valorando la importancia de la socialización, el compartir y los convivios pero sobretodo el abrazo fraterno del cual tuvimos que derogar para proteger nuestra salud como es lo correcto, con todo esto debemos reflexionar sobre lo mucho que nos necesitamos y lo importante y necesarios que son los afectos.
Iris de la Cruz de Paula