Cine y sociedad

Anthony-1


“Bodyguard” está  ahora en Netflix
Después de establecer récords de audiencia en Inglaterra – se dice que el último episodio fue visto por nada menos que 17 millones de espectadores– llegando a constituirse en el show televisivo más popular desde los tiempos de “Downton Abbey”, llega ahora a Netflix, cargado de expectativas, el drama policial de suspenso e intriga “Bodyguard”.

Es difícil saber qué tan bien ha sido, hasta la fecha, la acogida en Estados Unidos y el resto del mundo, debido a que Netflix no comparte de manera pública información sobre el comportamiento de sus
programas y shows televisivos.

Sin embargo, si de algo debemos estar seguros es de que la serie, de tan solo 6 capítulos y
protagonizada por el conocido por su papel de Robb Stark en la serie “Game of Thrones”, el actor Richard Madden, contiene tal nivel de aprehensión, en el mejor sentido de definición de un buen thriller e impacta de una forma sublime, pero certera.

Madden interpreta, con determinación y contagiante convicción, a David Budd, un veterano ingles de la guerra de Afganistán, convertido ahora, en medio de una ola de amenazas y ataques terroristas, en un oficial de policía, o más propiamente en lo que ellos llaman un P.P.O (Pólice Protection Officer) – Léase un guardaespaldas.

El primer capitulo comienza con David, quien está separado de su esposa, viajando en tren de regreso a Londres, junto a sus dos hijos pequeños. Al detenerse el tren en una parada y luego continuar su marcha, él nota que algo no anda bien y, rápidamente, entra en acción. Lo que descubre lo deja casi en estado de pánico a él y, sobre todo, a los espectadores también.

Este es uno de las mejores y más tensas situaciones de la serie, y no cabe duda de que esta introducción consigue su propósito de impactar fuertemente a la audiencia, atrayendo su atención y conservando la misma, literalmente, al borde del asiento.

En ello influye tanto el sólido guion y el elevado concepto de producción como el hábil montaje y ejecución de unas angustiantes negociaciones en la que todo está a un ‘click’ de hacerse añicos ante nuestros propios ojos.

Por lo tanto, es aquí donde se encuentran las cimientes que dan forma y contenido a la producción a lo largo de sus 6 capítulos.