¿Qué Pasa?

Clases presenciales ¿Cómo oriento a mi hijo?

Clases presenciales ¿Cómo oriento a mi hijo?

Santo Domingo.- Estamos a días del inicio de clases, y después de un año en casa, estudiando de forma remota, vía zoom y google classroom,  debido al impacto de la pandemia de la covid-19, se ha hecho un llamado de retorno a las aulas para continuar la educación presencial.  

 “Las clases virtuales fueron una oportunidad, para muchos (aunque no todos estaban preparados para esto) pero, aun así, la angustia, ansiedad, se apoderó tanto de los niños como los padres y maestros, convirtiéndose en un desafío, ya que la presencialidad es muy importante para  los niños y jóvenes, debido a que la socialización les ayuda a compartir afectos, normas y conocimientos”, manifestó la psicóloga clínica, con maestría en terapia familiar, Rosa Julia Martínez Santos. 

Un nuevo año escolar siempre causa emociones en los pequeños de la casa, y mientras los infantes están felices de volver a la escuela de manera presencial, debido a la necesidad del contacto con sus compañeros y profesores, los padres se “comen las uñas” pensando en los retos que los niños tendrán en su regreso a clases en medio de una pandemia.

“Los grandes desafíos serán que al ingresar todos los niños y jóvenes a clases estos sigan los protocolos  necesarios para preservar su salud, como uso de mascarillas e higiene permanente. A eso debemos agregar  que  retomen los hábitos de concentración y atención a sus docentes”, explica la experta. 

En cuanto a las normas de protección contra el virus, Martínez manifestó que no va a ser tan fácil al principio en especial con los más pequeños, pero con una buena orientación se puede lograr. 

Psicóloga Rosa Julia Martínez Santos.

“Se debe insistir en el cuidado con la mascarilla y  la higiene, como es lavado de manos, distanciamiento, y los que tengan la edad, deben vacunarse. La insistencia tendrá como resultado que ellos se acostumbren a ese hábito de higiene”, dijo. 

¿Cómo hacerlo?

Mascarillas: Como faltan todavía unos pocos días, se puede ir practicando desde ahora el uso de mascarillas, pues no es nada fácil para un adulto usarla durante horas corridas, por lo que para los niños serán aún más incómodo.

Distanciamiento: Si el infante ha estado siempre en contacto con otras personas durante todo este tiempo, es entendible que no esté acostumbrado a mantenerse alejado. Lo ideal será hablar sobre esto, y poner en práctica en casa el distanciamiento, pero de una forma que le permita al mismo tiempo interactuar y compartir con los demás.

Lavado de manos: hacerlo con regularidad en el hogar, le permitirá al estudiante recordarlo con mayor facilidad mientras esté en la escuela. Además es importante hacer un esquema que contemple los momentos específicos para el aseo.

Además de la protección, también se deben  adoptar nueva vez algunas costumbres que se habían perdido gracias a la virtualidad, como el cambio de horarios, pues tras todo un año escolar levantándose pocos minutos antes de iniciar la docencia, o quedándose en cama,  puede ser un poco cuesta arriba despertar más temprano, vestirse y tener que salir hacia el centro educativo, por lo que esto requerirá adoptar una rutina semanas antes del inicio del año escolar, que incluya acostarse horas más temprano.

No olvidemos conversar siempre con los pequeños sobre cómo se sienten, pues es posible que en  la transición de lo virtual a lo presencial aparezcan algunas obstáculos.

Shawell Peña