Semana

Como cada Domingo: Una carta de Fernando

Como cada Domingo: Una carta de Fernando

José Rafael Sosa

Cedo mi espacio dominical, a una imaginaria carta que nos habría dejado un ser tan inolvidable como amado: Fernando Ramírez Almonte.

“Soy Fernando Arturo Ramírez Almonte, cariñosamente para todos Nando.

Nací el 2 de noviembre de 1962 en Sabana Grande de Boyá (RD). Fui criado por mis abuelos paternos: Dola Dilia Moreno y Don Mairení Ramírez, quienes estuvieron en mi vida desde mi infancia. Eran mis mayores héroes. Fueron mis padres y parte esencial en mi crecimiento y desarrollo.

Pertenezco a una familia muy unida (Gracias a Dios por ello). Gran parte de mi vida transcurrió en el Ensanche Luperón, de Santo Domingo. ¡Cuantas risas y cuantas memorias conservo de las acontecidas en esa casa, la número 39 de la calle 33 Este y en ese entrañable vecindario!

Fui recibido por las manos más tiernas y dulces y la sonrisa más angelical, las de mi querida abuela dona Dilia. Ellos ya están en lo alto. Ella me dijo: “Querido hijo, no tengas miedo”.

¿Quién fui yo?

También te podría interesar: Como cada domingo: Mi movilidad eléctrica

Como cada Domingo: Una carta de Fernando
Como cada Domingo: Una carta de Fernando

Mis amigos dicen que era una persona alegre y un gran soñador. Bromista como todo Ramírez, me gustaba pasarla bien con todos. Sé que estás triste, pero recuerda la vida que tuvimos juntos. Quiero verte feliz, cuando pienses en mí.
Ten presente nuestra amistad y nuestra historia.

A todos gracias por quererme.

Mi corazón está lleno de agradecimiento por haber pertenecido a esta familia.

Tengo un orgullo inmenso por mi hija Lidi, fuerte e inteligente. Ni a ella ni a Jadier, su hijo, los dejo solos. No dejes de llamarme por el nombre que me has llamado siempre, sigue riendo de eso que nos hacía reír juntos.

No estoy lejos de ti. Solo estoy justo del otro lado del camino.

A mí amada hija Lidi: Solo te invito a reflexionar. Salí esa mañana sin saber que no regresaría.

No sabía entonces que no te daría más un beso o un abrazo. Pedirte que aproveches cada oportunidad. Que aproveches lo que ofrece la vida cada mañana.

Deseo que ratifiques lo valioso que es la familia y nuestros amigos. Siempre seguiré vivo en ti y en todos los que me han amado. Gracias”. Nando.

(Fernando fue el último de los ciudadanos desaparecidos en las aguas que inundaron la capital el viernes 4 de noviembre de 2022).

Texto de una de las hijas del ingeniero Pericles Ramírez Moreno.

José Rafael Sosa

José Rafael Sosa