DE SALUD Y OTRAS COSAS



¿Qué pasará con las depresiones en el 202O?

Según los vaticinios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las depresiones nerviosas ocuparán el segundo lugar entre todas las causas de discapacidad, solo precedida por quebrantos como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y otras primerísimas casusas de enfermedad y muerte en el mundo.

Como la depresión es el motivo principal de consulta en la práctica psiquiátrica y como, lamentablemente, la gran mayoría de los dominicanos no puede pagar los honorarios del muy reducido grupo de psiquiatras en ejercicio, les voy a revelar las preguntas que nos formulan nuestros pacientes, algunas no muy conocidas por mis amables lectores.

-Doctor Mella, un naturista me indicó las Hierbas de San Juan para un apagón del ánimo que tengo: ¿las sigo tomando?

–Josefina, daño no te van a hacer. Se dice que sus químicos actúan parecido a un neurotransmisor que se llama serotonina y que encienden la chispa del ánimo. Yo no las uso, pero soy muy cuidadoso con el tema de hojas y raíces, por eso, la hoja de moringa, que se puso de moda hace unos años, ni de juego la prescribo en nada que tenga que ver con mi especialidad.

-Doctor: en mi familia por parte de mi papá y mi mamá hay depresiones por todos los lados: ¿eso me afecta en mi tratamiento?

–Pedro, los elementos genéticos y hereditarios de los trastornos del ánimo están suficientemente demostrados, pero apenas llevas dos meses de tratamiento y tus últimas mediciones (escalas) y tu desempeño, nos dicen que vas en franca mejoría.
-Doctor, vine a buscar una segunda opinión: otro colega suyo le quiere dar choques eléctricos a mi marido, ¿qué hago?.

–Doña Vicky, yo también me inclino por la terapia electro convulsiva, un procedimiento seguro que lleva casi 70 años aplicándose en todo el mundo, con la presencia de un buen cardiólogo y un anestesiólogo. Mi opinión se basa en tres razones: él tiene más de un intento de suicidio; su depresión es mayor (tiene delirios y alucinaciones además del ánimo decaído) y; durante 6 meses no ha respondido a los fármacos muy bien indicados por mi otro colega.

-Doctor, tengo 15 días tomando mis antidepresivos, haciendo ejercicios y modificando los pensamientos intrusos como usted me orientó, pero no siento mejoría.

–Posiblemente hay que aumentar la dosis y añadir medicamentos eutimisantes (estabilizadores del ánimo). Vuelva a consulta.

Una jovencita que está muy mejor y que le estoy dando de alta de una depresión moderada, por un problemita con un noviecito, con su carita muy fresquita me pregunto: Profesor: ¿los psiquiatras se deprimen?

Pensé en lo que decía en mi cátedra de bioética: el paciente tiene derecho a preguntarlo todo y el médico el deber de responderlo y a seguidas le dije: pues claro mi hija, somos seres humanos. En el caso mío tengo por lo menos tres psiquiatras que son mis panas y no dudaría en ir donde ellos, a su consulta; y más aún, que me mediquen y si hay que darme unos choquecitos, pues autorizados están. Pues la vida y su calidad no tienen precios y mejora el paciente que es sincero, y tiene deseos de curarse….