Articulistas

De salud y otras cosas: Raphael, 60 años cantando

De salud y otras cosas: Raphael, 60  años cantando

César Mella

Quienes lo vimos y escuchamos de cerca, el martes pasado, en la sala principal del Teatro Nacional Eduardo Brito, no podíamos pensar que Miguel  Rhapael Martos Sánchez, próximo a cumplir 20 años de recibir un transplante de hígado, se crecería de nuevo en voz, emoción y disciplina actoral dejando estupefacto a un auditorio a casa llena para disfrutarlo de nuevo.

Nacido en Linares, España, el 5 de mayo del año 1943.

Menudo , grácil figura,  de apenas 1.7 metros de estatura, siempre con un atuendo de negro y con movimientos y gestualidad flamenca que parece contonearse como un papel que le toca al aire.

Acompañado por tres guitarristas, una estrella de pianista, percusión acoplada, constituyeron una verdadera orquesta de maestros.

Casado con Natalia  Figueroa, con la que ha procreado a Manuel, Jacobo y Alejandra.

El mundo se conmovió cuando declaró  que estaba positivo al covid-19 que por suerte resultó asintomático.

Un apoyo audiovisual modernizó sus principales melodías,  reinventándose con nuevos recursos tecnológicos de la modernidad.

De poco hablar, fue paseando sus viejas y nuevas melodías dentro de las que se encuentran las propuestas históricas del maestro Manuel Alejandro, con un respeto inconmensurable por el auditorio.

“Digan lo que  digan”, “Yo soy aquel”, “No puedo olvidarme de ti”, “Cierro mis ojos”, “Estar enamorado”.

Tiene en su haber siete largometrajes para  cine, de renombrado éxito.

Fue catapultado por el Festival Europeo Eurovisión, en el que compitió más de una vez.

Es un  artista que en su dilatada biografía, que  no ha protagonizado escándalos y se ha mantenido alejado de la  política y de grupos interesados en ponerlo a rivalizar por ejemplo con otro grande de la canción romántica: Julio Iglesias.

Una luminotecnia acorde con el texto de sus melodías.

Un sonidista impecable donde no hubo interrupciones ni  chirridos  que resultan tan molestos.

La puntualidad de Raphael fue mucho más asertiva respecto del público, que fue aceptable.

Yo espero que César Suárez siga cultivando su amistad  con Raphael a fin de que ya reservemos su  gira para celebrar los 70 años de este genio de la canción  romántica  en nuestra lengua.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos