Primera Fila

Detonante

Detonante

El magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, adquirió un giro explosivo con la implicación en el suceso del actual primer ministro Ariel Henry.

El fiscal Bed-Ford, que había citado a Henry para interrogarlo sobre su relación con el principal imputado del crimen, el fugitivo Joseph Badio, escribió que hay suficientes elementos para acusar al primer ministro de participar en el suceso. Henry, quien rechazó acudir ante el fiscal, lo destituyó tras la imputación.

La crisis está planteada y el desenlace es impredecible. La Defensoría de los Derechos Ciudadanos había solicitado la renuncia de Henry por desacatar una orden judicial.

Henry, según el fiscal Ford, conversó dos veces por teléfono con Badio horas después del asesinato de Moïse. El fugitivo es señalado como la persona que contrató a los colombianos que habrían ejecutado al mandatario en su residencia.

El Nacional