Primera Fila

Educación

Educación

Si se saca balance sobre el aporte del 4% a la enseñanza preuniversitaria hay que concordar con el vicepresidente del Banco Mundial de que la mejoría de la calidad educativa no es solo cuestión de dinero.

Ni de construcciones faraónicas, que en países como República Dominicana suelen contrastar con enramadas y las precarias condiciones en que se imparte docencia.

Carlos Felipe Jaramillo no hizo más que poner el dedo en la llaga al decir que la solución de la crisis educativa no está en “tirarle más dinero” al sistema. Jaramillo se decantó por el equilibrio de la inversión en infraestructura y la calidad de la enseñanza.

Las evaluaciones internacionales indican que por aquí las construcciones y adquisición de equipos superan la inversión en una educación de calidad. El criterio de Jaramillo no debe tomarse como una crítica, sino como un toque de atención sobre la enseñanza.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos