El compromiso universal de la atención primaria en salud

Concept of family medicine with ostetoscope and paper cut of family and heart on a white table. Top view. Horizontal composition.
Concept of family medicine with ostetoscope and paper cut of family and heart on a white table. Top view. Horizontal composition.


La necesidad de reforzar los sistemas de atención primaria como medio para alcanzar la cobertura universal de salud es una parte esencial de los objetivos de desarrollo sustentable, por lo que esta estrategia fue respaldada por todos los países miembros de las Naciones Unidas, en la Declaración de Astaná.

La Declaración de Astaná se realiza en medio de un creciente movimiento mundial para lograr una mayor inversión en atención primaria de salud, con el fin de alcanzar una cobertura universal de las poblaciones.

Los recursos de salud se han centrado abrumadoramente en intervenciones hacia enfermedades individuales en lugar de sistemas de salud sólidos e integrales, una brecha destacada por varias emergencias de salud en los últimos años.

“La nueva Declaración refleja las obligaciones de los países, las personas, las comunidades, los sistemas de atención de salud y los socios para lograr una vida más saludable a través de la atención primaria de salud sostenible”, establece el manifiesto firmado por los ministros de Salud de los países que integran la ONU.

En este evento salió a relucir que la mitad de la población mundial carece de acceso a servicios de salud esenciales, incluida la atención de enfermedades no transmisibles y transmisibles, la salud materna e infantil, la salud mental y la salud sexual y reproductiva.

Allí se acordó que los valores y principios de la atención primaria de salud, que incluyen el derecho a la salud, la equidad, la solidaridad, la justicia social y la participación y la acción multisectorial, entre otros, han constituido la base de muchos mandatos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y han guiado la transformación de los sistemas de salud en la región.

“Hoy, en lugar de salud para todos, tenemos salud para algunos”, deploró en esa ocasión el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, tras agregar: “Todos tenemos la solemne responsabilidad de garantizar que la Declaración de Atanás sobre atención primaria de salud permita a todas las personas, en todas partes, ejercer su derecho fundamental a la salud”.

El evento se realizó los días 25 y 26 de octubre de 2018, en la ciudad de Astaná, durante la Conferencia Mundial sobre Atención Primaria de la Salud organizada conjuntamente por la OMS, UNICEF y el gobierno de Kasajistán.

“Aunque el mundo es hoy un lugar más saludable que nunca antes para los niños, casi 6 millones de niños mueren cada año antes de cumplir 5 años, principalmente por causas prevenibles, y más de 150 millones tienen retraso de crecimiento”, indicó Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

La Declaración de Astaná se realiza en medio de un creciente movimiento mundial para lograr una mayor inversión en atención primaria de salud, con el fin de alcanzar una cobertura universal de las poblaciones. Los recursos de salud se han centrado abrumadoramente en intervenciones hacia enfermedades individuales en lugar de en sistemas de salud sólidos e integrales, una brecha destacada por varias emergencias de salud en los últimos años.

UNICEF y la OMS se comprometieron ayudar a los gobiernos y la sociedad civil a actuar sobre la Declaración de Astaná y los alentarán a respaldar el movimiento. Ambas organizaciones también ayudarán a los países a revisar la implementación de esta Declaración, en cooperación con otros socios.

América Latina
Los países de las Américas fueron los primeros del mundo en aprobar en la OPS una resolución sobre acceso y cobertura universal de salud que traza una hoja de ruta regional para avanzar hacia la salud universal. Esa estrategia procura corregir las desigualdades en el acceso a los sistemas y servicios de salud que impiden que parte de la población de las Américas pueda tener acceso a la atención.

Los países de la región de las Américas participaron en la elaboración de la Declaración, en un proceso coordinado por la OPS. Los aportes regionales contribuyeron a enriquecer el documento final.

“Si no tenemos suficiente acceso a la salud, la cobertura es simplemente un discurso”, advirtió y llamó a “eliminar las barreras estructurales, económicas, culturales, geográficas, lingüísticas y de género” que impiden a las personas usar los servicios de salud.

Los delegados de la región pidieron dejar de equiparar a la atención primaria de la salud con el primer nivel de atención, llamó a abordar las inequidades de género e instó a hablar sobre el papel del Estado en la regulación y en los determinantes comerciales de la salud.

EL DATO

Las muertes

Según Unicef, casi 6 millones de niños mueren cada año en el mundo antes de cumplir los cinco años de edad.

UN APUNTE

La filosofía

La adopción de la Declaración en la conferencia mundial en Astaná establecerá nuevas direcciones para el desarrollo de la atención primaria de salud como base de los sistemas de atención de salud en el mundo.