Opinión

El Estado profundo “Deep State” le declara la guerra a Donald Trump

El Estado profundo “Deep State” le declara la guerra a Donald Trump

A propósito del artículo titulado y publicado por el New York Times ¨Soy parte de la resistencia dentro del gobierno de Trump¨, es importante señalar que se trata de una columna anónima, que, a mi entender, entrevé con estas acciones que este medio es un instrumento del El Estado profundo o Deep State. Creo este tipo de decisiones editoriales de un medio de tanta trascendencia, no es más que una decisión irresponsable.

El origen del término ¨Deep State¨ o Estado Profundo, viene de una organización secreta turca creada por Mustafá Kemal Atatürk, a principio de los años 20 del siglo pasado. Esa estructura era llamada Derin Devlet y su propósito principal era realizar actividades secretas para apoyar la estructura gubernamental. Dentro de las operaciones que realizaban hubo golpes de estado, asesinatos a figura de la oposición, periodistas, kurdos y desertores.

El presidente Trump, se ha referido de manera reiterada sobre la existencia del ¨Deep State¨ y el propósito que tiene éste de aniquilar su presidencia; él mismo ha identificado los supuestos cabecillas de este grupo, a saber: Asistente del Fiscal General, Rod Rosenstein; el director del FBI, Christopher Wray, el ex director del FBI, James Comey y el Fiscal Especial Robert Mueller. El ¨Deep State¨ es un gobierno paralelo que tiene como foco estratégico manejar al gobierno democráticamente electo, opera bajo la sombra y puede ser altamente peligroso para la institucionalidad de un país. Edward Snowden delató la existencia de esta organización en el 2013, donde aportó pruebas contundentes que rebelaban la existencia de vigilancia a sus ciudadanos.

Es importante destacar, que son pocos los politólogos estadounidenses familiarizados con el término Deep State, quizás por esa razón la prensa no ha indagado mucho sobre el tema. El presidente Eisenhower advirtió a la nación que “debemos protegernos contra la adquisición de influencia indebida, a propósito, o no, del complejo militar-industrial”. ¿Cuáles casos pudiéramos de clasificar que fueron actuaciones del ¨Deep State¨?: Los asesinatos de John F. Kennedy y Martin Luther King Junior, los escándalos de Watergate, Iran-Contra y las guerras de Irak y Afganistán.

“No hay nada de locura en la idea del Deep State, la idea de que élites dentro y fuera del gobierno hacen uso de poderes que la Constitución no les dio, sin tomar en cuenta la voluntad de los electores”, dijo Scott al periódico Miami Herald. ¡Ahora bien ¡¿a qué se debe que el ¨Deep State¨ le ha declarado la guerra a Trump? A mi entender, la presidencia de Trump se ha caracterizado por ser ¨anti establishment¨ y ¨political incorrect¨ lo cual le ha creado enemigos tanto de la derecha como de la izquierda. Algunos analistas políticos, han expresado que el presidente Trump está obsesivo, que el Deep State está solo en su mente.

El tratar de negar la existencia de un estado paralelo, en el gobierno de los Estados Unidos, es tener un desconocimiento de cómo funciona el aparato de servidores públicos del gobierno federal.

“Una extraña combinación de locos de la derecha y la izquierda han dado vida a esta cosa que se llama Deep State, y la gente ya habla de ello en la calle”, dice el periodista e historiador Max Holland, autor de libros sobre Watergate y el asesinato de Kennedy. “Antes, esas ideas locas de confabulaciones estaban todas en una caja que tenía una etiqueta de ASESINATO DE JFK, pero ahora están en todas partes”.

El establishment de los servidores públicos está enquistado en la estructura gubernamental, donde se hace muy difícil para la misma presidencia tratar de eliminarlo. El presidente Donald Trump está consciente de esa situación, lo que constituye una amenaza a su presidencia. Con el tema de la intervención de Rusia en las elecciones del 2016, el Deep State está trabajando para desacreditar la presidencia de Donald Trump, con el ulterior objetivo de subvertir la presidencia, a través de un juicio político.

No es la primera vez que un presidente se siente amenazado por las actuaciones de ciertos individuos que trabajan en el FBI. Solo hay que recordar el caso de Edgar J. Hoover, quien estuvo al mando de esa agencia en siete presidencias, utilizando la extorsión para permanecer en su cargo.

Donald Trump tendrá que derrotar al Deep State para preservar su presidencia, de lo contrario, no podrá terminar el mandato por el cual fue elegido, lo que sería desastroso para institucionalidad de ese país.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación