El pueblo ya habló sobre la Constitución



Mayo, el popular mes de las flores termina germinando esperanzas. Como de costumbre, las lluvias han venido a mitigar la sequía primaveral con ocasionales vaguadas que intentan, vanamente, refrescar el caldeado ambiente político nacional.

El tan esperado evento de anuncio a la nación del alcance de dos millones de firmas de militantes comprometidos con la candidatura del presidente Leonel Fernández fue todo un acontecimiento.

Retransmitido por diversos canales de televisión y difundido de manera profusa por las redes sociales, las imágenes no dejaban dudas de que el acto político era exitoso desde todo punto de vista. Tres etiquetas –hastags- marcaron tendencia sostenida en las redes sociales: #YoVoy, #DosMillonesYContando y #ElPuebloHabló.

Evidencia de lo anterior es que se reporta que sus contrarios estuvieron durante toda la semana canibalizando el transporte interprovincial, con ofertas exorbitantes a los propietarios de autobuses, a los fines de afectar la movilidad y el transporte de los simpatizantes leonelistas entusiasmados con el evento. Con el mismo objetivo fueron programados siete actos reeleccionistas simultáneos para la mañana del domingo, con la promesa de que hasta se iban a rifar motores y electrodomésticos.

Y posterior al evento, la estrategia consistió en tratar de disminuir la trascendencia del mismo con imágenes distorsionadas y con el peregrino argumento de la participación artística. Algo que, sin embargo, es de costumbre generalizada en todo evento político trascendente. Tanto dentro como fuera del país.

Sin embargo, las instalaciones del Estadio Olímpico Félix Sánchez y sus inmediaciones empezaron a ser abarrotadas desde el mediodía del soleado domingo, por decenas de miles de peledeístas políticamente motivados.

El mar humano, calculado por sus organizadores en más de 150,000 personas (+4,000 autobuses de 36 pasajeros), desbordó el control y la seguridad y ocupó animadamente toda el área frente a la tarima, para ser parte central del evento.Se pudo constatar que miles de peledeístas de Villa Mella, Punta y Sabana Perdida, Los Mina, Cancino, Invivienda y Carretera Mella, junto a los de Herrera, Villa Juana, Villa Consuelo, Villas Agrícolas, Capotillo, Gualey y sus cruces arribaban al Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, de manera expresa y multitudinaria, en animado jolgorio por el Metro de Santo Domingo.

La esencia de la convocatoria, junto con el anuncio del cumplimiento del objetivo de los dos millones de firmas de correligionarios comprometidos, era la exigencia del respeto a la Constitución y el rechazo a los aprestos reeleccionistas que han venido siendo impulsados y financiados por funcionarios palaciegos con los mítines de reafirmación gubernamental organizados en las diversas provincias del país.

En este sentido, de acuerdo a los analistas, a pesar de lo majestuoso y desafiante del Estadio Olímpico, su éxito estaba de antemano asegurado por tres razones fundamentales. La primera, el carisma y el poder de convocatoria del presidente Fernández, demostrados fehacientemente en las diversas campañas electorales en las que ha participado de manera invicta.

La segunda, que una vez resueltos los aspectos logísticos de montaje, seguridad y transportación, la afluencia estaba garantizada, toda vez que sólo se requería movilizar un 10% de los dos millones de empadronados. Y, por último, que de acuerdo a 14 estudios de opinión publicados por 9 firmas encuestadores desde marzo 2018, el 64% de los encuestados rechaza una modificación constitucional para permitir la reelección del presidente Medina.

Actualizados los datos anteriores con las publicaciones de la encuestadora Mark Penn/SIN (mayo 2, 2019) que señalaba que el 61% rechazaba la reelección, el 68% de la Gallup/Hoy (mayo 6, 2019) y el 71% de la mexicana POLNAV (mayo 13, 2019), lo cual evidencia un rechazo consistente y sostenido de parte de la ciudadanía a una modificación constitucional.

Adicionando POLNAV que el 56% de los encuestados señaló que en caso de una repostulación no votarían por el presidente Medina, mientras que lo mismo aseguraba el 63% de los de Gallup/Hoy.

Pareciendo explicar lo anterior el hecho de que, aunque el PLD como partido prácticamente duplica su más cercano opositor, 39.4% vs. 22% del PRM, el 26.4% de los 473 simpatizantes peledeístas encuestados prefiere que siga gobernando el PLD pero con un candidato diferente al presidente Medina (46.5%). Mientras que, en la misma dirección, el 24.6% prefiere que vuelva al poder el presidente Fernández.Totalizando una mayoría absoluta de 51% que, sin embargo, al menos duplicaría el margen de error del 2.8% al disminuir la muestra representativa en más del 60%.

Sentimiento de cambio y renovación que se expresó emotivamente en el Centro Olímpico ya que, de acuerdo a Gallup/Hoy, el 44.5% de los encuestados considera que su situación familiar ha empeorado desde el 2012, mientras que el 52.8% estima que estará peor en el futuro.

En este sentido, no es de extrañar, de acuerdo a los entendidos, que el presidente Fernández continúe aglutinando el favor de estos ciudadanos deseosos de un cambio para mejorar.

Por tal motivo, en su discurso el presidente Fernández remarcó, además de su defensa a la Constitución, una política radical de enfrentamiento de la inmigración ilegal y el respeto a la soberanía nacional, así como una lucha frontal contra el narcotráfico, la delincuencia y la inseguridad ciudadana. Sin perder ocasión de recordar que gobernó sin exclusiones ni discriminaciones, de manera abierta y conciliatoria.

Prometiendo, en atención a reclamos que señaló había recibido en las comunidades visitadas, políticas decididas para fomentar la transparencia y la rendición de cuentas en la administración pública. Así como encarar lo que denominó grave problema del desempleo, con la creación de empleos dignos y competitivos.

En fin, el presidente Fernández no dejó cabo suelto. El evento cumplió su cometido de manera eficiente.
Aunque no lo señaló literalmente, el presidente Fernández dejó sobreentendido que la suerte estaba echada. Alea jacta est.