Erika Ender: “La música vuelve el dolor en arte”



MIAMI. AP. La cantautora panameña Erika Ender se considera una artista exitosa: hace lo que ama y vive de lo que ama.

Su nombre aparece en la letra chica de cientos de canciones que interpretan superestrellas como Chayanne, Marc Anthony, Gloria Trevi y Justin Bieber. Y aunque saltó popularmente a la fama en 2017 como coautora del megaéxito “Despacito” de Luis Fonsi, tiene una prolífera carrera de más de dos décadas.

Ganadora de dos Latin Grammy, ha grabado cinco discos en estudio y dos en vivo, y 40 de sus canciones han encabezado las listas de popularidad. Además de cantante y compositora, es actriz, conductora de televisión y filántropa.

Pero detrás de esos éxitos hay escondida también una historia de frustraciones y obstáculos que la fortalecieron. “Se ven lindas historias de éxito, pero uno no sabe todo lo que hay detrás”, aseguró Ender, de 44 años, en una entrevista reciente con The Associated Press.

“Crezco de todo lo que vivo porque trato de encontrar la lección y no el problema; la solución”, aseguró sentada en el inmenso living de un edificio con vista a la Bahía de Biscayne.

Ver lo positivo aún en momentos difíciles es algo que le enseñó su madre desde niña. Lo puso en práctica cuando llegó a Miami a los 22 años en busca de ampliar sus horizontes, y se encontró con una pared que la dejó marcada para siempre.

Era ya una cantante conocida en su natal Panamá y con mucha ilusión tocó la puerta de un colega, pero se encontró con un rotundo no. “Vete a Panamá que acá estás pasando trabajo por gusto. Tú no sabes cantar ni escribir”, recordó Ender que le dijo aquel hombre conocido en la industria musical, cuyo nombre prefirió no revelar.

“Para mí fue devastador”, dijo la compositora, vestida con un jean azul marino y camiseta negra. “Pero llegué y dije, ‘¿cómo le miro el lado bueno a esto?'”.