Cancillería sigue caso pescadores condenados en Bahamas

Pescadores dominicanos detenidos por un guardacosta de Bahamas.
Pescadores dominicanos detenidos por un guardacosta de Bahamas.


El Ministerio de Relaciones Exteriores informó hoy que analiza los recursos legales que procedan en contra de las sanciones impuestas a los 124 pescadores y tres tripulantes dominicanos apresados en Cuba y entregados a Bahamas.

Un equipo jurídico de la Cancillería estudia el caso, y próximamente hará las recomendaciones de lugar a la defensa constituida por los pescadores.
Ayer se produjo una reunión que duró casi cinco horas donde participó además la Asociación de Barcos Pesqueros.

Se informó que ultiman detalles para la visita a Bahamas de una comisión encabezada por la viceministra de Relaciones Exteriores para Asuntos Consulares y Migratorios, Marjorie Espinosa, quien dará seguimiento a la situación de los nacionales detenidos.
La vicecanciller indicó que la Cancillería hace los arreglos correspondientes para garantizar condiciones dignas a los encarcelados, los cuales ya han recibido asistencia médica de parte del personal diplomático dominicano asignado a Bahamas.

Los pescadores fueron condenados a seis meses de prisión y al pago de 52,000 dólares de multa, cada uno. Mientras que los capitanes deberán cumplir un año en la cárcel y pagar 92 000 dólares, de forma individual.

También el servicio exterior ha apoyado y sigue desplegando acciones a favor de otros 50 pescadores dominicanos que guardan prisión en Bahamas, por dos procesos anteriores.

Espinosa informó que en las próximas horas la Cancillería remitirá al Gobierno de Bahamas una propuesta de acuerdo de asistencia judicial y cumplimiento de condena.
El documento creará un marco que permitirá que las autoridades de los dos países proporcionen defensa jurídica y puedan repatriar a sus ciudadanos condenados en el otro Estado signatario del convenio.

Con la colocación de estos localizadores en las embarcaciones, la Armada Dominicana monitoreará para advertir si las naves se acercan a aguas foráneas sin autorización.