Frida Kahlo vuelve a “Gringolandia” con muestra



Nueva York. EFE. Frida Kahlo amaba y odiaba con la misma fuerza a los Estados Unidos o “Gringolandia”, como lo llamaba, un país al que el museo de Brooklyn le ha dado la oportunidad de regresar al exponer a partir del viernes el arte, los vestidos y los secretos más íntimos de la artista mexicana, una exposición que “levanta puentes, en vez de muros”.

“Su relación con Nueva York fue complicada, como todo, fue amor-odio, ella amaba mucho Nueva York, pero también llegó a comprender algunas de las cosas que estaban rotas en el sistema económico”, aseguró a EFE la comisaria del museo neoyorquino, Catherine Morris sobre la desaparecida artista.

Para Circe Henestrosa, curadora de la exposición, titulada “Frida Kahlo: Las apariencias engañan”, Kahlo “adoraba la ciudad de Nueva York, le encantaba, pero también fue aquí donde hizo más obra política”. La comisaría explica que Kahlo pintó en los años 30 del siglo pasado el ambiente “que estamos viviendo hoy (…), esta diferencias entre los países. Tenía muchos conflictos con la idea de la división de las clases sociales”.

“Kahlo era mexicana, mujer, de piel morena y discapacitada: Es toda la intersección que tenemos hoy, (Kahlo es) la representación de todos los ideales por los que estamos luchando hoy para, realmente, sí, crear puentes, en vez de muros”, argumenta.

Entre algunos de sus más icónicos cuadros como “Autorretrato con monos”; de dibujos como “Las apariencias engañan”, que da nombre a la exposición; fotografías; algunas de sus joyas y sus trajes tradicionales de tehuana.