Articulistas

#Generación

#Generación

Restauración

El pasado 5 de junio se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, en el que, a pesar de los rezagos de décadas que arrastra el país en materia medioambiental, se plantearon los motivos por el cual nos podemos sentir moderadamente optimistas, ya que hemos avanzado, desde agosto a la fecha, en una agenda representativa de todos los sectores, especialmente en esta temática, transversal a todas las actividades de la República Dominicana.

Somos un país insular, expuesto a los efectos del cambio climático. Por eso, asumimos con seriedad el lema de la recuperación, o en palabras de las Naciones Unidas: reimagina, recrea, restaura, lo que significa “prevenir, detener y revertir este daño, pasar de explotar la naturaleza a curarla”. De hecho, desde ese 5 de junio se dio formal inicio al Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), “una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivos”.

Invertir en los ecosistemas es invertir en el futuro, en República Dominicana nos pusimos en sintonía, con el anuncio de recuperar 15 áreas consideradas prioritarias para la biodiversidad y la producción hídrica del país, lo que nos permitirá recuperar diversos ecosistemas que se han ido perdiendo debido a la deforestación, la pesca ilegal, la contaminación por plástico, polución ambiental, quema de árboles, y falta de políticas públicas.

Seis de esos ecosistemas a restaurar están ubicados en la Región Enriquillo, zona poseedora de una gran cantidad de áreas bajo protección del Sistema Nacional de Áreas Protegidas; mientras que otros seis están en la Cordillera Central: dos en el Gran Santo Domingo y uno en Yamasá, importante a su vez para la preservación del agua.

Al devolverle al planeta los diversos ecosistemas que hemos ido perdiendo debido a la deforestación, la pesca ilegal, la contaminación por plástico, la polución ambiental y la quema de árboles, entre otras causas, estaremos aportando una cuota, quizás pequeña, pero de seguro impactante, por la rica biodiversidad y el alto grado de endemismo existentes en el país.

Invito a todos los sectores a que se unan a los esfuerzos que desde el Gobierno estamos haciendo. Desde sus ámbitos, tomen iniciativas para detener y revertir la degradación de nuestros ecosistemas y garanticemos juntos que los planes se implementen y se mantengan, para que podamos adaptarnos mejor a los efectos del cambio climático, podamos disfrutar de un aire y agua más limpios, de una mejor salud humana y de un planeta sano.

Por: Orlando Jorge Mera

[email protected]

El Nacional