Importancia de la donación de órganos para salvar vidas



Existen muchos tabúes y mitos sobre la donación de órganos, que impiden q ue las personas entiendan la importancia de esta obra altruista y de amor que permite salvar vidas.

La donación de órganos es fundamental para la cura de ciertas patologías y puede ser realizada por personas vivas que ceden un órgano o por pacientes con muerte cerebral, en los que se solicita la autorización de los familiares.

“Para poder usar un órgano de un paciente, lastimosamente, este debe estar en una situación en la que sus signos vitales solo existen gracias a equipos y medicamentos”, manifiesta el cirujano Nicolás Rizik Cabral.

Señala que después de que el paciente entra en un estado irreversible, conocido como “muerte encefálica”, se da la posibilidad de que se convierta en donante.

Agrega que es un momento en que lo único que mantiene las funciones vitales son los equipos de soporte y fármacos estimulantes. Sostiene que es preferible que el donante no sea una persona mayor de 60 años, pues sus órganos podrían presentar algún deterioro.

“Además de esto, el cuerpo tiene que estar libre de virus como los de la hepatitis C y el VIH. Una vez se obtiene la aprobación de los familiares, empieza el tratamiento”, dice el cirujano, miembro de la Fundación Baquero.

Explica que mientras al órgano se le realizan las pruebas de sangre y compatibilidad genética, al paciente se le prepara para cirugía. “Lo que se busca es la coincidencia mayor entre HLS y DL, factores genéticos inmutables que determinan el éxito de esta operación. En lo que tiene que ver con los riñones éstos pueden empezar a funcionar desde el quirófano o en las próximas dos semanas”.

Dice que la extensión depende de los efectos de los medicamentos o de la disposición del paciente a seguir el régimen indicado por los especialistas.
“Tiene que entender que se trata de un órgano que no nació con usted y que, genéticamente, sus tejidos son diferentes a los tuyos”, comenta.

Epidemia renal

El cirujano trata el tema a propósito de la incidencia que hay en el país de los problemas renales.
Sobre qué los origina, asegura que hay dos causas principales en una falla renal (diabetes e hipertensión), que son de carácter epidémico en Latinoamérica.

Según explica el doctor Rizik, esto se debe a factores genéticos y a dietas que incluyen alimentos con una carga proteica mayor a la que el organismo puede procesar, como los “fastfoods”.
Agrega que la mayoría de hombres y mujeres consumen poca agua para evitar orinar en establecimientos públicos, donde se sienten incómodos.

Otro potenciador letal, dice el cirujano, es el estilo sedentario que condiciona a las personas a eludir la actividad física. “Afortunadamente, el trasplante de donante cadavérico abre nuevas posibilidades para los enfermos renales. En República Dominicana hace falta concienciación al respecto”, puntualiza.