Impulsar “economía verde” puede generar empleos en marco de crisis climática 

green-jobs-800x445


Salvador (Brasil),  (EFE).- El impulso de una “economía más verde” podría generar hasta 24 millones de empleos en la próxima década, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una proyección que, según especialistas, puede ser la receta para crear trabajos sin dar la espalda a la crisis climática.

Los desafíos y oportunidades que se presentan en el mundo laboral en un contexto de cambio climático fue uno de los asuntos abordados este martes durante la segunda jornada de la Semana del Clima de Latinoamérica y Caribe, que se celebra hasta este viernes en Salvador, capital del estado brasileño de Bahía (nordeste).

Una de las conclusiones extraídas por los diversos especialistas reunidos en esta cita es que la transición hacia una “economía verde” provocará la destrucción de empleos en algunas industrias, como la del carbón, pero creará nuevas oportunidades de trabajo que deben de ser aprovechadas por las empresas y gobiernos.

“No podemos seguir formando a personas para la revolución industrial del pasado, tenemos que caminar hacia una economía de bajo carbono”, señaló a Efe Ana Toni, directora ejecutiva del Instituto Clima y Sociedad (ICS), una de las organizaciones filantrópica que participan en la Semana del Clima.

Según Toni, la revolución ahora es 4.0 y mira hacia la bioeconomía, la cual busca el desarrollo sostenible basado en patrones de producción y consumo alineados con la conservación de los recursos y la adaptación al cambio climático.

En esa transición, precisó la directora de ICS, los gobiernos, las universidades y las empresas “necesitan abrazar la nueva agenda” medioambiental.

De acuerdo con el informe de la OIT publicado en 2018, la creación de puestos de trabajo en los próximos años será el resultado de la adopción de prácticas sostenibles que incluyen cambios en la matriz energética, un mayor uso de coches eléctricos y el incremento de la eficiencia energética en antiguas y nuevas construcciones, entre otros aspectos.

“Ese cambio de conciencia, de actitud, no es opcional, si no lo hacemos vamos a perder el tren. La electrificación, la llegada del coche eléctrico, va a suceder porque el consumidor lo quiere y la red eléctrica tiene que estar preparado para eso”, señaló a Efe Solange Maria Pinto Ribeiro, presidenta adjunta de Neoenergía, filial de la eléctrica española Iberdrola.

La ejecutiva de Neoenergía participó en el panel “Acción climática” sobre la contribución de la iniciativa privada en el combate al cambio climático, asunto que fue introducido por Marina Grossi, presidenta del Consejo Empresarial Brasileña para el Desarrollo sostenible (CEBDS).

“Las empresas son las que están más próximas de las necesidades que la sociedad está colocando. Escuchan las demandas más rápido y tiene recursos y disciplina para realizar esas transformaciones”, explicó Grossi a Efe.

Para Montserrat Mir Roca, consejera especial para la Transición Justa, de la Confederación Sindical Internacional (CSI), el diálogo social, la negociación colectiva y el fin de la financiación del carbón son aspectos “fundamentales” para avanzar hacia la “economía verde”.

“Uno de los elementos esencial para llegar a una economía verde es incluir en la negociación a todos los actores- a los políticos, a las empresas, a los inversores, a los bancos”, afirmó Monserrat tras participar en un debate sobre empleo y clima.

La Semana del Clima de América Latina y el Caribe reúne a lo largo de la semana a representantes de la ONU, gobiernos, empresas, académicos y organizaciones no gubernamentales para discutir la agenda del clima en la región.

Tras dos días de debate, el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, participará el miércoles en la plenaria de apertura de esta cita que antecede a la Cumbre del Clima que se celebrará el próximo mes de septiembre en Nueva York.

Brasil llega al encuentro envuelto en críticas tras las polémicas propuestas del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en materia medioambiental, especialmente las que se refieren a la explotación de la Amazonía.