Carta de los Lectores

La delincuencia

La delincuencia

A pesar de las medidas anunciadas por el Gobierno, la delincuencia sigue intranquilizando la población con frecuentes robos a establecimientos comerciales, residencias y atracos para despojar ciudadanos de motocicletas y celulares.

Sólo hay que visitar una dotación policial para comprobar la cantidad de querellas que se reciben en una o dos horas o reunirse con un grupo de amigos o compañeros de trabajo y escuchar lo que está ocurriendo en su comunidad.

También abrir las cuentas de redes sociales y observar la cantidad de videos y denuncias de personas que continuamente están comunicando lo que han pasado ellos y sus familiares.

Vista esta realidad el director de la Policía, mayor general Eduardo Alberto Then, debe implementar las medidas de lugar para que haya mayor presencia policial en los lugares donde están ocurriendo la mayor cantidad de robos y de esta manera la población pueda desplazarse con seguridad a sus lugares de trabajo, centros de estudios y de esparcimientos en familia.

Ya es tiempo de evaluar el resultado de las medidas implementadas por el presidente Luis Abinader para que la población puede vivir en paz.

Entre las medidas están los resultados de la comisión creada mediante el decreto 221-21 para la transformación y profesionalización de la Policía Nacional.

El mandatario advirtió que para la transformación de la Policía el Gobierno estaba preparado y no iba a parar hasta concluir con ese cambio, “cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”.

Por tanto hace falta que se ejecute el plan de 14 puntos anunciado en mayo del presente año por el Comisionado para la Reforma Policial, José Vila del Castillo, acompañado del ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez.

Además que se hagan efectiva las medidas anunciadas por el presidente para que las Fuerzas Armadas continúen reforzando la Policía con una finalidad garantizar la seguridad de la población.
Tomás Vidal Rodríguez

El tránsito.-
Pienso que mientras no se aplique la ley de tránsito, no solo contra los conductores de vehículos privados que incurran en cualquier violación que no sea estacionarse en lugares prohibidos, el desorden no se resolverá. Quisiera que algún experto de los muchos que hay se tome las molestias de calcular el costo de ese caos para los conductores y sus familiares.
Carlos Pérez

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos