Articulistas

La misma ola

La misma ola

Manuel Fermín

La misma ola son pequeños y ruidosos grupos organizados en ONG con cierto número de rasgos que se encuentran asociados en la representación de los lobbies trazados por sus sustentadores económicos e ideológicos. Actúan conforme a un plan conocido y están enteramente ocupados en cumplir sus designios totalmente situados bajo su dominio.

Como esos mismos poderes económicos y geopolíticos en la misma agenda tienen intereses de orden de reducción, recolocación y/o distribución de poblaciones, llegan a extremos de plantear fusiones de naciones como el caso nuestro y Haití.  Así pues, los intérpretes de esta partitura son esos gremios de mercenarios -no vanguardistas como pretenden hacerse llamar- que se esfuerzan con la mayor inseriedad y desparpajo en promover los deseos más inverosímiles.

Su lógica maléfica se deja sentir en todos los puntos de interés de los centros de poder que desean imponer estas prácticas contra natura con una perversidad serena, algunas veces, y con marchas callejeras presionando gobiernos y congresos, la mayoría de las veces, tratando de hacer desaparecer todos los límites morales de los derechos de los ciudadanos.

 Llegan con esa ebriedad colectiva que siempre existe en ellos, que crean todo un remolino en la calle que termina en delirio envalentonados como están ahora luego del nuevo Gobierno de USA, y lo comprueba lo anunciado por Roberta Jacobson, funcionaria del Departamento de Estado, de que dispondrán de 4 mil millones de dólares para ayudas en ALC, pero no a través de los gobiernos del área. 

De ahí su activismo en esta encarnación de la inmoralidad luego de la salida de Donald Trump que suscitaba una total reprobación de esa agenda vergonzante. Así que, los intérpretes de esta nueva ola se esfuerzan en obtener recursos para su estratagema de imponer su agenda de desprecio a Dios, de sodomia y de otros vicios despreciables que llevan el signo del sustentador.

Por: Manuel Fermín ([email protected])

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos