Articulistas

Misión cumplida y nuevos retos.

Misión cumplida y nuevos retos.

Ramón Rodríguez

Al momento de escribir estas acostumbradas líneas, la República Dominicana ha obtenido tres medallas en los Juegos Olímpicos de Tokio, superando la actuación de Ríos de Janeiro del 2016, donde Luisito Pie obtuvo el bronce en taekwondo.

Cuando este trabajo esté bajo la mirada de nuestros lectores, es muy probable que hayamos logrado un bronce en béisbol y una quinta presea con la extraordinaria atleta: Marileidy Paulino.

Hay dos cosas a resaltar en lo inmediato: la actitud patriótica de todos nuestros atletas, quienes se entregan enteramente a defender con orgullo los símbolos patrios y la correcta actitud del presidente Luis Abinader, quien, a través del ministro de Deportes, Francisco Camacho, invirtió más de 200 millones para estos juegos de Tokio y los venideros juveniles panamericanos de Cali.

Y es bueno que hayan sido los mismos atletas que en sus intervenciones públicas han reconocido el rol positivo del gobierno dominicano y el esmero del presidente Abinader y el ministro Camacho para que tuviéramos una digna participación en estos Juegos Olímpicos.

 Es justo que recibamos a nuestros embajadores del deporte jubilosamente y conscientes de que la misión ha sido cumplida. Ahora bien, esas medallas obtenidas, no pueden obnubilar nuestro entendimiento y echar a un lado los retos que demanda el deporte nacional en cuanto a su dirigencia y a un modelo olímpico, donde cada día crece más la desconfianza en el uso de los recursos públicos. Quienes se hagan ciegos, sordos y mudos con el naciente clamor de que el Comité Olímpico Dominicano y sus federaciones deben ser más transparentes en uso de los recursos del Estado, se están jugando una ficha peligrosa. Todavía estamos en una fase de advertencia, luego vendrán reclamos muy serios y en algunos casos, serán los propios atletas quienes exigirán mayor transparencia a sus federados.

FRANCISCO CAMACHO

Cuando se cierre el telón de Tokio, habremos sido testigos de unos juegos memorables, donde se ratifica que los seres humanos somos capaces de enfrentar todas las adversidades. Estos juegos, también han sido lo del COVID 19, pandemia que nos arrodilló, pero que no impidió que nuestros compatriotas atletas, participaran de esa fiesta de la hermandad y confraternidad de los pueblos del mundo.

Nuestras sinceras felicitaciones  a nuestra delegación, al Comité Olímpico Dominicano, al CRESO y a don Felipe Vicini,  federados, a Luisin Mejía, en su condición de miembro del COI, quien estuvo apoyando con su presencia y consejos a nuestros atletas y, sobre todo, al presidente Luis Abinader y el ministro Francisco Camacho por creer en el deporte.

Vamos a celebrar pues, sin olvidar los retos y reclamos de transparencia.

Por Ramón Rodriguez

[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos