Pedernales; Un turismo que nunca llega y el alto desempleo mantienen esta ciudad en agonía

10_Actualidad_17_5ok,p01


Pedernales, provincia de gran potencial turístico y minero, hoy se encuentra en una de sus peores crisis económicas fruto de la falta de empleo, que ha sumergido prácticamente a miles de sus residentes en la pobreza extrema.

De 1945 a 1995 allí se vivió una bonanza económica, por la gran producción minera, que contrasta con la actualidad donde habitantes de los barrios La Cuarenta, Miramar, Altagracianos, Cayucos y otros, piden limosnas en las calles para poder sobrevivir.
María Pérez, Servio Tulio Segura y el ex senador Antonio Féliz Pérez, coinciden en señalar que hay familias que comen un día cuando el político les da para el arroz, pero que otros apenas prueban bocado.

Durante las operaciones mineras de Pedernales, ubicado en el suroeste del país, en la frontera con Haití, era uno de los pueblos con mayor resalte económico por las operaciones de la empresa Alcoa Exploration Company.

A pesar de los múltiples anuncios hechos por el presidente Danilo Medina para mejorar el sector agrícola y reforestación de frutales, entre otros proyectos, nada se ha cumplido y los problemas continúan agudizándose.

Ante la falta de recursos para obtener alimentos, se observa en distinto barrios un deterioro progresivo de sus habitantes.

Cuando inició el desplome económico luego de múltiples protestas, el ministro de Energía y Minas dijo que no cerrarían una puerta sin que haya otra abierta.

A pesar de los anuncios de desarrollo y movilidad económica para la provincia, los aprestos de las operaciones de la zona franca quedaron cerrados por el ahogamiento económico.

Para agudizar más la situación, se suman al cierre de la Alcoa, Ideal Dominicana, Cementos Andino Dominicanos y la exportadora de bauxita Dovemco Dominicana.

Esta comunidad, a 352 kilómetros de Santo Domingo, cuenta una de las mejores playas del Caribe y atractivos ecológicos, pero a pesar de eso, la miseria la invade.

Uno de los principales obstáculos para el desarrollo agrícola, comercial y personal, ha sido la falta de carretera, señalan agricultores.

 

Inmigrantes
Otro gran reto que tienen por delante los perdenalenses es la gran cantidad de haitianos, que por la cercanía con Haití entran, salen y residen en la zona sin ningún control.

A pesar de tener temor de que en un lustro ese pueblo podría quedar a merced de los haitianos, insisten en la necesidad de mantener el mercado binacional, el cual se ha convertido en un aliciente económico ante la crisis.

Hace unos días el ministro de Defensa, teniente general Rubén Darío Paulino Sem, dijo que el Gobierno busca aumentar de dos a tres días el intercambio doméstico-comercial entre ambos países.

Sin embargo los habitantes de Pedernales creen que esa medida no resuelve ni en uno por ciento la situación de crisis económica que afecta a esta zona de la región Sur.

Según expresan los habitantes de esta zona fronteriza se considera que atraviesa por la la peor crisis económica de los últimos 74 años, a pesar de sus potenciales mineros, ecológicos y turísticos.

Se estima que frente al trance económico de Pedernales, si el Gobierno no reinicia una serie de obras y da apertura a las operaciones de las mineras ese pueblo entraría a “línea roja”.

 

Turismo incierto
Para muchos aquí el desarrollo turístico es incierto, y es que años tras se escuchan anuncios y promesas para su desarrollo, sin embargo nada ha ocurrido.

Hace poco más de tres años que el Gobierno anunció con bombos y platillos la construcción de un malecón considerado único en la región, pero a tres años de eso, todo ha quedado en un simple anuncio.

Los habitantes de esta lejana y olvidad provincia creen que de iniciar todas estas obras prometidas por el Gobierno, en algunas de las cuales hasta se dio la “primera palada”, que contemplaba el remozamiento total del municipio de Pedernales, con aceras, contenes, sistema pluvial, drenaje e infraestructuras, se mejoraría sustancialmente la moribunda economía de la provincia.

 

Zona franca
Empresarios de la zona franca de aquí han amenazado con suspender las operaciones en la clasificación de ropa, por las trabas en Aduanas para retirar su materia prima.

Se especula que podrían ser trasladas sus operaciones hacia San Cristóbal, dejando cesantes más de 600 trabajadores.

Con el cierre y posible traslado de las operaciones de la zona franca DM Group Internacional, unido al anterior cierre de la exportación de bauxita a través de la compañía Dovemco, la paralización de la Cementera Andino y la Ideal Dominicana, esta comunidad quedará sin ninguna fuente masiva de empleos.

Solo estarían a la merced como una fuente de empleos las oficinas del Gobierno que apenas cubre unos trescientos empleados y otros 125 del Ayuntamiento.

Para el alcalde Luis Manuel Matos Feliz, ese municipio cabecera debe ser declarado en estado de emergencia por la crisis, tras asegurar que si el Gobierno no pone el corazón y el oído en los reclamos de los habitantes de esta zona, tendrán que dejar el pueblo a los haitianos.

Las mismas percepciones tienen los habitantes de las colonias agrícolas, donde la gran mayoría se ha trasladado a vivir al casco urbano ante el desplome de sus comunidades agrícolas.

 

Fundación
Según Wikipedia, esta provincia fue creada el 16 de diciembre de 1957, segregada de la provincia Barahona. Tiene 40,513 habitantes, dos municipios y dos distritos municipales.

El nombre original fue Juan López, quien era un español que vivió allí en el siglo XIX.

10_Actualidad_17_5ok,p02