Periodista visionario que se adelantó a su época

12_Actualidad_28_2,p01


Se cumplen hoy 46 años de su asesinato, atribuido a fuerzas oscuras del “Gobierno de los 12 años” del presidente Joaquín Balaguer

Cuatro décadas y dos trienios, 46 años de aquella fatídica noche del 28 de marzo de 1973, cuando el alto mando policial y militar del despótico régimen de los 12 años, que dirigió el doctor Joaquín Balaguer, asesinó a Gregorio García Castro en la calle Mercedes con esquina José Reyes, en el de la Ciudad Colonial.
Un crimen de Estado, cometido por tres miembros de La Banda y la Policía, acusados por la misma comisión investigadora oficial y vistos por numerosos testigos.

La patrulla de la muerte integrada por el funesto sargento Juan María Arias Sánchez y los cabos Milton de la Cruz Lemus y José Rafael Pérez Pereyra, durante la jefatura del represivo general José Ernesto Cruz Brea, del grupo de Pérez y Pérez.

Este general saltó del cargo por las contradicciones con el mayor general Nivar Seijas, a raíz de ese asesinato.

Gregorio García Castro era un periodista multifacético, que desenmascaró La Banda que había asesinado prominentes dirigentes revolucionarios como Homero Hernández, Freddy Sosa, Otto Morales, Amín Abel Hasbun, Andrés Ramos Peguero, entre otros.

Goyito, como le decían sus cercanos, cubrió una amplia cobertura de prensa escrita, radial y televisiva, como jefe de redacción del periódico Última Hora hizo historia por la forma de ese tabloide, muy gráfico, con una titulación novedosa y ágil.
Su columna “En Un Tris…” era puntera en lectoría cada tarde, abordando temas políticos del momento, así como de los líderes de la oposición y del Gobierno, los presos políticos, la guerrilla de Caamaño, los Palmeros, la corrupción administrativa, la influencia de Estados Unidos en el país, la libertad de expresión, la reforma agriaria, la ética periodística, entre otros.

La justicia dominicana está cuestionada hoy más que nunca, toda vez que es un hito histórico el atropello y desconsideración que sufrió la juez de la Suprema Corte de Justicia, Miriam Germán, durante una incidentada evaluación de su desempeño.

Como víctima y sobreviviente de los 12 años de Balaguer, imagínense como sentirme sin haber visto justicia, solo muy parcialmente, con un proceso mutilado, con ocultamiento de los autores intelectuales, en un Estado pro-impunidad como República Dominicana, que no ha sido capaz el Ministerio Público de dar un dictamen para que la SCJ conozca un recurso de revisión de la monstruosa y clandestina sentencia de 1980, que descargó a los autores materiales en el asesinato de mi padre, sin constituir un tribunal sin juicio oral, público, contradictorio y sin publicidad, adefesio jurídico conocido por primera vez, en el año 2000 por la responsable actuación del doctor Jorge Subero Isa, quien remitió nuestra solicitud al Procurador General de la República para fines de dictamen y la Alta Corte estar en calidad de conocer dicho recurso.

El entonces procurador Francisco Domínguez Brito en el 2013 designó a tres procuradores adjuntos para esos fines y no se conoce de resultado.

La Justicia dominicana es cuasi inexistente, cuestionada y carente de autonomía y de escasa credibilidad.
La impunidad en el caso García Castro motivó otro crimen de Estado, el del también brillante periodista Orlando Martínez, fiel continuador del combate ante las injusticias sociales, quien fue amenazado, perseguido y asesinado, entre otras causas, por indagar sobre el asesinato de su colega Goyito.

Orlando trazó una raya de Pizarro para los que siguieron la lucha de ese mártir y los que renegaron, cuando escribió: “Los que comenzaron a callarse informaciones importantes desde que mataron a Goyito, con el fin de no correr la misma suerte, que sigan en silencio.

Los que quieran unirse a ese grupo, bastante numeroso, siempre tendrán las puertas abiertas. Y los que creemos que no puede haber misterios en altas o bajas zonas militares o civiles intocables, sigamos en él”. / Orlando Martínez, Microscopio II, Pág. 478.

García Castro fue muy humano y solidario con todas las víctimas del poder político sin mirar partidos ni parcelas ni grupos. Protegió presos, exiliados, viudas, huérfanos, perseguidos y hay numerosos testimonios de esta faceta de Goyito.

Con gran visión política y social, García Castro se adelantó a su época, pues con sólo 37 años de edad, en su trayectoria de 23 años de ejercicio.

– Pronosticó la incidencia militar en la política criolla cuando el 8/5/62, en el entonces periódico Renovación No. 58, escribió:

“Los militares trujillista son los que deciden la historia del país. Son los hegemónicos jerarcas militares formados al calor del trujillato, los protagonistas de la infra-historia.

“Desde luego, a estas alturas, ya ellos no apoyan a Trujillo, a Ramfis ni a Petan, ellos se apoyarían ellos mismos. Y forman la clase sin la cual ningún partido podrá estabilizar ninguna norma gubernamental”.

– En la edición No. 59 del mismo tabloide, con un sentido internacionalista, de acuerdo a Julio César Martínez su director, Goyito revela el propósito del dictador Françoise Duvalier de declararse presidente vitalicio, lo que sucedió así. Indagó en canales diplomáticos.

– En julio 1962 denunció el negocio de las drogas y lo asoció al gansterismo.

– En ese mismo mes y año se produce la huelga de FENEPIA, Goyito atacaba al Consejo de Estado en su programa radial, y en la edición 69 de Renovación pronosticó la guerra civil cuando dijo: “El gobierno… probablemente estaría ampliando las posibilidades de una guerra civil en Santo Domingo”.

– Dice Julio César Martínez en su artículo Pasión y Muerte de Gregorio García Castro (Revista Renovación del 28/4/77): “En el momento en que FENEPIA decreta la huelga de empleados públicos y Belisario desata una terrible represión por doquier, el embajador Martin y el portaviones Boxer, anclado en el Mar Caribe volaban sus helicópteros en salutación al jefe del Consejo de Estado, como si esas manifestaciones respondían a los que como Goyito, se atrevían a pronosticar la guerra civil contra la situación…”.

– El 6/5/71 en su conferencia El Periodismo ante la Sociedad, dictada ante la Asociación de Periodistas de Villa Rivas, decía Goyito “De Gutenberg saltamos a la inventiva de la linotipia o linotipo, de la rotativa, sistema offset.

También, aunque incidentalmente citado hace un momento, de la radio, de la televisión, del cine, y lo que vendrá en un futuro que es casi presente, el periódico por televisión mediante circuitos privados, cerrados o abiertos, la utilización de los satélites artificiales para la transmisión mundial de sucesos por televisión, y los otros medios, que la ciencia le aguarda a la humanidad”.

Fíjense que no le llama internet (palabra compuesta, inglesa), sino periódico por televisión, en español, y dice otros medios que la ciencia le aguarda a la humanidad, pues hoy es muy común usar el internet o periódico por televisión, utilizando medios o dispositivos como PC, tablet, tv, celular, etc. Era asombrosa la visión de Gregorio García Castro, y estos párrafos anteriores son solo una muestra.