Perros callejeros: Población que crece sin control en RD



Aunque en República Dominicana existen leyes para proteger a los animales, hace falta un plan para controlar la creciente población de perros sin dueños ni controles sanitarios que viven en las calles y avenidas.

Esto contrasta con países donde se les considera como parte del paisaje urbano, mientras que otros controlan su población a través de programas permanentes de esterilización.
En República Dominicana los recientes casos de mordeduras de perros, las muertes de tres menores por rabia, y el envenenamiento masivos de canes en Pedernales, revelan un mal proceder de las autoridades de salud y falta de protocolos para atender estos casos.

Tres fallas básicas se evidencian que en la muerte del último infante mordido por un perro afectado del virus de la rabia.

Lo primero es que hasta ahora no existe en el país ningún plan de control de animales (castración o esterilización), ni de vacunación periódica de estos por parte del Salud Pública, y mucho menos de parte de las alcaldías.

Disponer el cierre del Centro Antirrábico Nacional (CAN) y trasladar sus funciones a los hospitales, sin previamente entrenar al personal médico sobre el manejo de los casos de mordeduras de animales, fue un riesgo que cobró cuatro vidas en 2018.

Hasta ahora, quizás la excesiva, presencia de estos caninos no representa un peligro inminente para la ciudadanía, pero de seguir el aumento de su población sin control, no se descarta que en un futuro no muy lejano nos enfrentemos a problemas masivos de mordeduras de perros, o en el peor de los casos una epidemia de rabia canina.

La situación con los animales de compañía es un poco delicada, ya que se reproducen sin ningún tipo de control y deambulan por las calles, durmiendo donde sea y alimentándose de los desechos que extraen de las fundas plásticas que rompen en basureros improvisados.

En la actualidad, en el país, no existe ningún plan de control de animales callejeros. Y solo la intemperie, el mal trato y las muertes de animales por conductores en las vías, son los únicos medios naturales para la reducción de perros y gatos en las calles.

Mordeduras

Las mordeduras de perros y gatos plantean un importante problema de salud pública para los niños y adultos en toda la geografía nacional, aunque sus consecuencias para la salud humana dependerán mucho de la especie animal de que se trate y sobre todo su estado de inmunidad.

Aunque también debe ser tomado en cuenta la capacidad que tenga las víctimas para acceder a una atención sanitaria eficaz, en donde se apliquen los protocolos sanitarios preestablecidos para estas situaciones.

Por ejemplo se sabe que en el caso del menor Melvin Alberto, no se siguió en el hospital Doctor Elio Fiallo de Pedernales donde fue llevado, ningún protocolo médico para mordedura de animal.

El niño fue mordido por un perro el pasado 19 de noviembre en esa localidad y al ser llevado al centro medico solo le lavaron la herida con suero, le aplicaron yodo y lo despacharon para su casa.

Tendrían que pasar 10 días para que fuera sometido a un esquema de vacunación antirrábica, recibiendo cuatro dosis, de acuerdo al informe dado a los medios en su momento por el Hospital Robert Reid Cabral a donde fue trasladado desde Pedernales. Lamentablemente en infante falleció en este hospital, nueve días después de haber sido ingresado.

Algo a tomar en consideración es que según los casos más recientes de mordeduras de perros, los niños entre tres y diez años son las principales víctimas, y la explicación a simple vista es sencilla, son los más indefensos y descuidados.

Antecedentes

Según datos del año 2016 del desaparecido Centro Antirrábico Nacional (CAN), organismo dependiente del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, responsable de vigilar, controlar y recibir todas las denuncias sobre mordedura de perros y rabia animal en el país, entre 35 y 40 personas fueron mordidas por perros diariamente en esa época.

Los datos para esa fecha informaban que en el año 2015 se recibieron denuncias de unas 16 mil 310 personas mordidas por perros de la calle. En ese mismo año el CAN vacunó 348, 836 de estos animales, aunque fueron atendidas decenas de casos de mordedura de estos animales, nunca hubo un reporte de causa de rabia.

Reproducción

Una sobrepoblación de perros y gatos en calles del Gran Santo Domingo tiene básicamente tres causales fundamentales a tomar en cuenta.

La número uno es debido al abandono que reciben estos animales de parte de sus dueños, cuando se dan cuenta que su mantenimiento conlleva cierta responsabilidad en torno al cuidado y la alimentación.
La carencia de una cultura y educación sobre la tenencia responsable de animales domésticos o de compañía, hace que las personas ignoren que estos mamíferos deben de ser tratados como seres que necesitan bienestar, cuidado, amor y respeto.

Otro factor que aumenta la proliferación de perros y gatos en las calles de la ciudades, y que tiene mucho que ver con la causa anterior es el extravió.

Muchos animales por descuido de sus dueños salen de sus hogares, y con el afán de curiosear y vagar, luego no pueden regresar a casa, y pasan a ser parte de las estadísticas de los animales sin dueños.

Aunque quizás la causal número tres, sobre el control de reproducción animal, sea el factor más importante de la multiplicación de animales en sectores capitalinos. No existe ningún plan o estrategia del estado para vacunar o castrar perras y perros en procura del control natal mediante la esterilización.

Es bueno destacar que cuando una perra o gata alumbra entre 3 y seis crías, estos terminaran en la calle dentro de una caja de cartón, ya que en los hogares dominicanos no existe la cultura de la esterilización ni sensibilización para tratar de buscar hogares a los recién nacidos.
Protección legal
Desde el 15 de agosto de 2012 República Dominicana cuenta con La Ley 248-12 sobre Protección Animal y Tenencia Responsable. Dicha legislación rige lo concerniente a los derechos de los animales.

También esta debe velar por los deberes y responsabilidades de sus dueños, así como las competencias de las autoridades estatales y de los ayuntamientos. Es bueno señalar que como otras leyes, nadie la cumple, y nadie la hace cumplir.

Gracias a esta disposición fue creada la Unidad de Protección Animal, dependiente de la Procuraduría General de la República, cuya función es atender todos los casos que involucren maltrato y descuido animal.

Esta unidad vigila por que se respeten los derechos de los animales y establecer responsabilidades cuando se violen estos derechos.

Responsabilidades
Todos los dueños de animales son responsables de su manutención y condiciones de vida. Estos deben proporcionarle un alojamiento adecuado, mantenerlos en buenas condiciones higiénicas y sanitarias. Además deben facilitarle como hacer ejercicios físicos y someterlos a chequeos veterinarios periódicamente.

Las alcaldías tienen la responsabilidad de crear albergues para animales, para dar alojamiento a los perros que sean atrapados en las calles. Determinar si tienen dueños y en caso contrario procurar que alguien lo reciba en en adopción o luego la ley de protección animal determinara que se hará con ellos.

También es responsabilidad de las autoridades disponer de un departamento para recoger animales muertos o heridos en la vía pública. En el país no se cuenta con albergue para animales.

No hay departamento para rescatar los heridos ni enfermos, ni para recoger los que fallecen.

UN APUNTE

Gestación perras y gatas

La gestación en las perras dura de 57 a 63 días y pueden parir de 3 a 9 cachorros, si sumamos cientos de perras pariendo al año, nos daríamos cuentas de la problemática que enfrentamos ya que su población crece de manera exponencial. El caso no es nada diferente con las gatas cuyo embarazo dura entre 64 y 67 días y al final dependiendo a la clase a la cual se pertenezca se obtendrá una camada como normal de 3 a 6 gatitos. No es extraño que puedan parir hasta nueve crías.

EN NÚMERO

1,000  millones

De perros se calcula que hay en el mundo, de los cuales se estima que 750 millones son callejeros. La India tiene la mayor cantidad de canes en el mundo, y México es el país con más perros callejeros en toda la región de Latinoamérica.