Playa El Limón

21_Que Pasa_17_2,p01


POR: Margarita Brito
m.brito@elnacional.com.do

 
Playa El Limón. Miches. La experiencia que se vive al llegar a esta playa y disfrutar una estadía en el rancho La Cueva es inolvidable: Un lugar paradisíaco, rodeado de bosque tropical, donde sólo se oye el trinar de las aves, mientras la brisa marina arrulla, pero al que es difícil llegar por el mal estado de la carretera.

Cada semana, sin importarles el mal estado de las carreteras, decenas de turistas rusos, alemanes y de otros países disfrutan de esta maravilla de la naturaleza, desconocida para muchos dominicanos. Tiene mucho que ver el hecho que entre los primeros clientes del rancho estuvieron de incógnito dos visitantes de la guía Lonely Planet, revista mundial que destaca los atractivos turísticos de los países a nivel mundial.

Desde ese momento la guía es el principal medio de promoción para el turismo individual. La zona está catalogada como uno de los cuatro atractivos más importantes de República Dominicana. Entre lodo y charcos llegamos, hubo momentos en que temíamos que el vehículo se “enchivara”, pero gracias a Dios no fue así. Tal vez influyó el hecho de que cuando viajamos a la zona llovía a cántaros y, debido a una vaguada, la carretera estaba inundada y el ascenso a la montaña se dificultó, pero el viaje no nos defraudó.

Parecería increíble que este paraíso fuera descubierto a los ojos del mundo por un austriaco: Walter Brandle, propietario-fundador del Rancho La Cueva, un hotel sin grandes pretensiones, donde la comida es excelente. A quien agradecemos la atención de mantenerse comunicado todo el tiempo con nosotros para indicarnos como llegar.

El dominicano tiene que aprender
Contacto con la naturaleza es lo que Brandle ofrece, pero advierte que este tipo de turismo es más exigente, aunque la gente lo compara con hacer turismo más barato, pero es más exigente, más caro.

“El dominicano está a punto de aprender a ser turista de resort, le falta conciencia para hacer ecoturismo, le falta como cinco años para aprender. No sabe cómo hacerlo, debe llegar a la madurez, el dinero solo no es madurez, hay gente que tiene dinero y prefiere este tipo de turismo, por la conciencia”. Destaca que por lo general cuando un domini cano va al Rancho La Cueva lo primero que pregunta es por el aire acondicionado, sin notar el aire natural, no contaminado.

El trabajo que ha tenido que realizar no ha sido fácil, en las montañas ha tenido que hacer carretera y trabaja integrado al Comité Pro-Desarrollo Turístico y de Conservación de los Recursos Naturales de Miches (Conatura-Miches), con el interés de apoyar a la comunidad en su desarrollo.

“La comunidad tiene que aprender que el servicio al visitante es la verdadera riqueza de la zona”, y afirma que puede crear conciencia que facilite tanto el desarrollo de la región como el ecoturismo.

Las excursiones

En 1999 Walter Brandle comenzó a realizar excursiones a la laguna y a la playa Limón, narró que dos tour operadores visitaron el lugar y le encantó, fue con ellos que inició el proyecto. El austríaco es el único que ofrece hasta el momento el acceso a los atractivos naturales que ofrece esta zona de Miches, como son la cascada, la vista desde la montaña Redonda, un recorrido en bote por la laguna y a caballo hasta la playa El Limón.

“La ubicación no es para todo el mundo, es para personas decididas a conocer algo distinto; conocer el cultivo del café, del cacao, pasear en caballo, visitar en bote la laguna, la gallera, los rusos están interesados en ir a la gallera, mezclarse con la población”, expresó. Actualmente el Gobierno trabaja en la construcción de la carretera y un puente hacía la comunidad de Los Cedros, con lo cual Brandle espera que la zona sea visitada por gente que le ayuden para que Miches se desarrolle, ya que tiene grandes atractivos.

No obstante resalta que las dificultades de acceso, política de restricciones, el contrabando, los viajes ilegales obstruyen que la zona se abra al desarrollo. Aunque en los más de 20 años que Brandle tiene residiendo en la zona ha hecho amigos tanto en la comunidad, como con las autoridades, se queja de que todavía no la incluyen en los planes de desarrollo, cosa que espera que ocurra ahora.

Walter Brandle

Nacido en Tirol, Austria, llegó al país en 1992, de paso a Europa, luego de residir en las Islas Polinesia. El clima similar y la amabilidad de la gente le agradó. Recorrió toda la isla, porque buscaba hacer algo nuevo, así llegó Miches, donde se estableció al año siguiente. “Sólo había montañas y lagunas. Se estableció en el país, donde ha echado raíces. Tuvo dificultades para hacer un tipo de turismo diferente: ecológico, pero afirma que no hay nada difícil, porque “cualquier cosa se pone difícil cuando no te gusta, si decides hacer algo no puedes defraudarte a ti mismo”. Sostiene que en el lugar hay mucho que hacer y que tuvo que llevar agua y energía eléctrica.

21_Que Pasa_17_2,p0421_Que Pasa_17_2,p06  21_Que Pasa_17_2,p0521_Que Pasa_17_2,p03