Articulistas

Prensa y poder

Prensa y poder

Todo periodista sabe que posee en su micrófono, en su pluma, en su palabra, un arma que es capaz de crear buenas obras pero también de destruirlas y en este andar, a sabiendas que son seres humanos con luces y sombras, con ambiciones y arcoiris de carácter, se cae en batallas dignas y en verdaderas cloacas del interés personal usando las herramientas de la comunicación.

La prensa en la República Dominicana está compuesta en su mayoría por personas de valía pero por alguna razón ellas, incluso, se dejan llevar por diferentes factores malsanos y caen en acciones que distan mucho de la propia dignidad humana y se ponen a mil millas de la necesaria, imprescindible y siempre golpeada ética profesional.

Por desgracia, en la República Dominicana existen periodistas y medios de comunicación en general que caminan si no siempre, a veces, en el lado oscuro del periodismo y logran engañar a los bienintencionados, sumergiéndolos en sus planes personales usando técnicas malsanas de de la comunicación.

Planes de chantajes, situaciones confusas que caen cuan anillo al dedo a esos planes, pedidos indecorosos, pensamientos perversos, planifican acciones contra funcionarios e instituciones con el simple propósito de obtener recursos monetarios o como parte de campañas políticas que incluyen noticias falsas y, servidas, convenientemente, planificadas, maquiavélicamente diseñadas, publicadas y difundidas hacen que el resto de la prensa, acomodada en el copia y pega y la banalidad de no hacer lo que manda el periodismo que es investigar, se convierten en difusores de mentiras y planes fraguados para, con la mejor intención del mundo, servir como condón mediático, una cubierta para el disfrute de otros y sus planes de llenar bolsillos o facilitar el camino a políticos y funcionarios que usan lo mal sano para avanzar.

Para colmos, instituciones que representan a la prensa caen cuan ratones en una trampa fácil incluso, sin queso y sin grasa, solo por solidaridad.

El ejercicio del periodismo requiere ética, pero también, rigor, investigación, el periodista debe poseer la sagacidad para que lo que publica y difunde no sea sobre supuestos y falsos productos de planes de manipulación mediática.

Existen desde grandes grupos conformados por periodistas, medios y abogados para planear y ejecutar planes para chantaje a diferentes sectores de la sociedad hasta periodistas independientes que son capaces de usar a sus colegas para sus planes igualmente, malsanos.
Por: Fernando Buitrago

El Nacional