Presencia económica



Cumbre con grietas
Con Estados miembros que concentran alrededor del 85 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, acaba de reunirse en la Argentina el elitista Grupo de los 20 (G-20) en medio de fuertes contradicciones geopolíticas y comerciales, para sólo citar algunas.

En efecto, el G-20 lo integran 19 países más la Unión Europea (UE). Comprende tanto a los Estados más ricos del mundo (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Japón) como a las denominadas economías emergentes (China, India, Brasil, Rusia, Sudáfrica, Indonesia, Corea del Sur, Australia, Turquía, México y Argentina).

Dentro de la geografía de los citados veinte países habitan unos 5 mil 16 millones de personas, equivalente al 66 por ciento de una población mundial que al cierre del 2018 se estima en 7,6 billones de personas que habitan los cinco continentes del globo terráqueo.

Además, tal como se expuso en el primer párrafo, los 20 países miembros del G-20 generan el 85 por ciento de la riqueza material creada en el mundo, sobre un universo de 193 países registrados como Estados de la comunidad internacional jurídicamente organizada en las Naciones Unidas,

Los enfrentamientos comerciales entre las grandes potencias económicas, en especial Estados Unidos y la Unión Europea, haciendo causa común contra China y Rusia por razones estratégicas geopolíticas, inducen a una reformulación de la Organización Mundial de Comercio (OMC) bajo el pretexto de que “no cumple con sus objetivos” por lo que se precisa de su reforma, discurso que ha sido asumido por el actual gobernante estadounidense.

Así, se vio a una Theresa May, primera ministra británica, establecer contactos bilaterales fuera del foco de los medios informativos para abordar posibles acuerdos con miembros del G20 cuando entre en vigencia la hora 0, de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE), eso que en la actual relaciones internacionales se conoce como el BREXIT.

El texto de la Declaración Final de las Cumbre del G20 que acaba de concluir en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, consta de 6 páginas y 31 puntos, reflejándose en él los principales temas de interés de las 20 economías más desarrolladas del mundo.

En el citado documento se lee: “El comercio internacional y la inversión son motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo”.

Evidenciando un aparente acuerdo para reformular el orden comercial global los miembros del G20 reconocen “el aporte que el sistema de comercio multilateral ha realizado en pos de este objetivo”, pero cuestionan su actual eficiencia por lo que abogan por la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), a tal punto que el presidente Donald Trump ha amenazado con retirar la membresía de Estados Unidos del principal foro comercial multilateral existente en el planeta.

Y si de algo sirvió la Cumbre del G20 fue para poner al desnudo el nivel de las contradicciones existentes entre sus países miembros, destacándose en primer plano los intereses económicos contrapuestos y dentro de éstos destacan los comerciales. Aunque deben de tenerse en cuenta los fundamentos geopolíticos de las discrepancias.