PRIMERA FILA



Intereses
El ministro de Turismo, Francisco Javier García, ha reaccionado con un misil sobre la oposición de un sector de los hoteleros a las torres que se autorizaron en Macao y Cap Cana.

Tras indicar que las obras cuentan con los estudios de suelo y ambientales, el funcionario indicó que la polvareda que se ha levantado no es más que una cortina de humo para ocultar una lucha de intereses entre sectores empresariales.

A pesar de la confusión, había que dar por descontado que una torre de 18 pisos, como la de Moon Palace, con una inversión de 600 millones de dólares, no podía iniciarse sin contar con los estudios correspondientes.

El impacto económico y social, así como la repercusión de la obra en la industria también están fuera de discusión. Si como dice García la obra no afecta el desarrollo del sector, sino que lo apuntala, intereses no deben bloquearla. Es lo que se supone.