PRIMERA FILA



Patrimonio

Gracias al Señor que el expelotero David Ortiz está fuera de peligro de la herida de bala que sufrió durante un incidente en una discoteca de la avenida Venezuela, en el ensanche Ozama.

Además de la sencillez que tanta simpatía le genera, Ortiz se distingue por su solidaridad con los más necesitados. Por dondequiera que se mueve, la gente lo saluda con cariño, como a uno de los suyos.

A pesar de la fortuna que acumuló con su monumental hazaña en Grandes Ligas, al famoso Big Papi jamás se le fueron los humos a la cabeza.

Es de las pocas estrellas que viven en el país, se pasean por barrios y ayudan desinteresadamente a los más desposeídos.

Los sectores más sensatos hacen votos por la pronta y total recuperación de una persona noble, un patrimonio del pueblo dominicano. Las autoridades tienen que investigar y establecer responsabilidades sobre las circunstancias que rodearon el hecho.