PRIMERA FILA



hh

Enseñanza.-

El secretario general de la Organizaciones de Estados Iberoamericanos (OEI), Mariano Jabonero, acaba de hacer una valiosa contribución para mejorar la calidad de la enseñanza en el país.

Se trata de algo tan simple y bien sabido como la observación de que la buena enseñanza depende en gran medida de la calidad de los docentes.

Si bien no se pueden establecer comparaciones entre el pasado y el presente de la educación al margen de los contextos específicos de cada período, la realidad es que la figura del maestro, caracterizada por la vocación y el respeto, ha devenido en una especie en extinción.

Sin buenos maestros no se puede aspirar a estándares de calidad de la enseñanza por más tecnología, tanda extendida e incentivos que sustenten el sistema educativo. Jabonero no ha hecho más que recordar una verdad al señalar que la calidad de la educación depende de la excelencia de los docentes.