Articulistas Opinión

Propuestas

Propuestas

Orlando Gómez

Por: Orlando Gómez Torres

La economía en torno al espacio celeste ascendió a más de USD$445 mil millones en el año 2020, con docenas de nuevos participantes entrando al ruedo cada año, la economía espacial está apuntando a tener un efecto masivo en las economías de los países en las próximas décadas. República Dominicana debe aprovechar la coyuntura, y en particular la pequeña ventana de tiempo que tenemos, para atraer ese tipo de inversiones estableciendo una zona en nuestro territorio para la construcción de un puerto espacial comercial.

Hoy hay más de un centenar de empresas trabajando en el desarrollo de tecnologías para lanzar y colocar carga y personas en el espacio, la República Dominicana puede acercarse a muchas de estas como lugar idóneo para establecer un puerto espacial donde probar esas tecnologías y luego poner en producción sus actividades comerciales en nuestro territorio.

 La República Dominicana tiene ventajas naturales en este aspecto al estar en una isla cercana al ecuador y mantiene relaciones buenas y estables con los Estados Unidos de América. Barahona, por estar situada en el punto más al sur de la isla podría representar un lugar idóneo, al igual que la provincia de La Altagracia por estar en el extremo este e inmediatamente cercana al mar, garantizando que ningún cohete o vehículo destinado al espacio sobrevuele zonas habitadas. Adicionalmente el acceso a puertos marítimos y aeropuertos es particularmente beneficioso para ambas ubicaciones.

Idóneamente el puerto espacial debe estar sujeto a un régimen similar al de las zonas francas, tanto en su organización y administración como en su tratamiento tributario, dependiendo enteramente de las inversiones que las empresas privadas realicen en este y sin costos adicionales al Estado más allá del mantenimiento de puertos y aeropuertos de la zona que son gastos en los que ya incurre.

En lo que va de este año más de USD$10 mil millones se han movido en inversión en empresas del sector espacial, un aumento de más de 20% comparado con el 2020 lo que es consistente con la tendencia de la última década donde cada vez mayores inversiones se vienen realizando en el sector, las cuales podrían encontrar un destino en nuestro territorio.

Un puerto espacial donde se estén poniendo a prueba los más recientes desarrollos tecnológicos del sector también sirve de complemento al turismo. Los lanzamientos de cohetes son un importante foco de atracción de turistas en los lugares que hoy operan puertos espaciales.

A modo de ilustración, el primer lanzamiento de astronautas desde Cabo Cañaveral en la Florida desde el fin del programa del transbordador espacial atrajo 220,000 turistas que gastaron USD$44 millones en los días alrededor del lanzamiento.

Los números están allí, y el momento oportuno para actuar es ahora mientras la industria todavía es incipiente, para poner a República Dominicana no sólo en la ruta a las estrellas, sino para su propio beneficio y desarrollo aquí en la Tierra.

Quizás te pueda interesar: https://elnacional.com.do/propuestas-35/

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos