Articulistas

PUNTOS… Y PICAS

PUNTOS… Y PICAS

Carlos Manuel Estrella

Otro desafío de frente

A poco de cumplirse el primer año del gobierno del presidente Luis Abinader, transcurrido en medio de la pandemia del Covid-19, surge otro desafío como amenaza a la recuperación del sector agropecuario y contra la importante población de cerdos del país.

La presencia de la fiebre porcina, como peste con precedente funesto, supone un concierto de buena voluntad y decisión oficial similar a las acciones contra coronavirus, ahora orientadas a un sector productivo generador de miles de empleos, de tradición y vocación, con enorme impacto económico.

La experiencia de 1978 para el entonces novicio gobierno del presidente Antonio Guzmán tiene lecciones para aprender porque en aquella oportunidad fue necesario seguir la recomendación pertinente de eliminación total de la población porcina, sana y enferma, e iniciar una repoblación.

Para este mal animal no existe vacuna pese al tanto tiempo vigente ni entraña riesgo en humanos, por contacto con cerdos enfermos o por consumo de carne ni sus múltiples derivados, sin embargo hay aprehensión por peligro latente de propagación rápida y por eso la prohibición de traslado interno.

Lo que inicialmente se detectó solo en dos provincias, la fronteriza Montecristi y la mediterránea Sánchez Ramírez en el Cibao Central, ya está en once demarcaciones aunque reconforta que, según las autoridades, hasta ahora ninguna granja organizada para producción masiva ha sido afectada. 

El auxilio oficial a los productores es vital ante una situación que dejará a la mayoría literalmente quebrada y obligará a políticas de estricto control sanitario animal, estímulo a repoblación y acompañamiento para relanzar un sector tan importante como el porcicultor y de alto impacto socioeconómico.

Por: Carlos Manuel Estrella
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos