Articulistas Opinión

Puntos… y picas

Puntos… y picas

Carlos Manuel Estrella

Nunca será perdonado

El asesinato de Orlando Jorge Mera, a los 55 años, en ejercicio como ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, es uno de esos crímenes que por el enorme impacto social que causan y sus características particulares, nunca será perdonado por el pueblo y no habrá pena condigna al grave daño.

Es un suceso sin precedente que recuerda otro parecido, también de un político y servidor público como el alcalde de Santo Domingo Este, Juan de los Santos (Juancito), de 45 años, presidente de la Federación de Municipios (Fedomu), en cuyo despacho fue asesinado el 15 de diciembre de 2015.

Jorge Mera, hombre bueno, marcado desde la adolescencia por ser hijo del expresidente Salvador Jorge Blanco (1982-1986) fue estudiante de mérito graduado en derecho y en la gestión de Hipólito Mejía (2000-2004) dirigió con valoración positiva el Instituto de las Telecomunicaciones (Indotel).

Desde el ascenso de Luis Abinader a la presidencia ocupó el ministerio de Medio Ambiente y trató de adecentar asuntos trascendentes por su defensa a los recursos naturales en áreas de permanente conflicto y choque de intereses matizados por una especie de mafia que busca controlar atribuciones del ente.

Según la solicitud de medida de coerción contra Fausto Miguel Cruz de la Mota, imputado y amigo de infancia del occiso, la muerte fue planificada y originada en la negativa de Jorge Mera a expedir un permiso para exportar baterías, en base a tráfico de influencia y abuso de su cercanía al funcionario.

Este caso está en fase judicial inicial, no debe festinarse para complacer el morbo mediático, hay que respetar la imagen del difunto y el derecho del público a tener información, así como también esperar novedades que surjan en juicio de fondo, pese a que la sociedad nunca perdonará al criminal.

Carlos Manuel Estrella

Carlos Manuel Estrella