Radar



Renuncia primer ministro

Incógnita Haití

 

Tras atribuir las violentas protestas que antecedieron la demanda del empresariado y otros sectores para que dimita o sea sustituido del cargo a una conspiración de la oposición, el primer ministro de Haití, Jack Guy Lafontant, optó por renunciar para poner fin a la primera crisis afrontada por el presidente Jovenel Moïse.

Lo que está por ver es si la decisión restaurará la frágil gobernabilidad en la nación, fracturada con los disturbios provocados por el anuncio de un alza en los precios de los carburantes en virtud de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En los planes de Lafontant no estaba dejar el Gobierno, sino librar un pulso con la oposición. Pero las presiones no le dejaron otra alternativa, posiblemente alentada por el propio gobernante, para tratar de bajar las tensiones y evitar otro estallido en Haití.

Durante los disturbios, en los que murieron siete personas, fueron incendiadas estaciones de gasolina y vehículos, además de asaltar supermercados y hoteles turísticos en Puerto Príncipe. Ante la magnitud de los acontecimientos el Gobierno no vaciló en dejar sin efecto el alza de los combustibles, sin que la decisión aplacara la ira popular.

En reclamo de la renuncia o destitución de Lafontant los disturbios fueron seguidos de una huelga de 48 horas en el transporte patrocinada por el sector empresarial. Hasta la decisión del primer ministro, que no se sabe si despejará la atmósfera, en Haití se respiraba una tensa calma.