Radar



Contra corrupción

Haití avanza

 

Tras encendidas protestas, varios muertos y evidencias comprometedoras, el Gobierno del presidente Jovenel Moïse ha avanzado otro paso para aclarar la supuesta dilapidación de más de dos mil millones de dólares de los recursos aportados por Venezuela a través de Petrocaribe para financiar la construcción de varias obras. Después que una empresa de su propiedad apareció entre las beneficiadas con la adquisición de implementos a precios sobrevaluados, Moïse, aunque en ese entonces ni siquiera figuraba entre los aspirantes a la Presidencia, quedó más compelido a profundizar las pesquisas.

El escándalo se destapó en el Senado al presentar un informe según el cual con los recursos se pagaron obras que no se terminaron y se adquirieron equipos sobrevaluados, entre otras irregularidades.

La población no tardó en tomar las calles en reclamo de justicia, y en respuesta el gobernante despidió a tres ministros que venían de la gestión de su antecesor Michel Martelly y ordenó al titular de Justicia una pesquisa exhaustiva.

El caso, por la larga demora que lo caracterizaba, parecía en un punto muerto que no hacía más que exacerbar los ánimos de la población. Pero el primer ministro Jean Henry Ceant anunció que al menos 15 exministros y actuales funcionarios, así como la propia empresa del presidente Moïse, tendrán que responder ante los tribunales por su presunta participación en el desvío de los recursos de Petrocaribe. Se trata de un paso que incluso podría repercutir por estos lares.