Radar

Desayuno escolar
Desayuno escolar


En educación nubarrones.-

Las trabas burocráticas, en el mejor de los casos, se han convertido en la principal amenaza para el buen desenvolvimiento del sistema educativo.

No son las presiones ni los frecuentes paros de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) los que amenazan la paz en las escuelas, sino las millonarias deudas que acumula el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie) con los suplidores del desayuno y del almuerzo de la tanda extendida.

Los suplidores han amenazado con interrumpir el suministro tanto de las provisiones para el desayuno como para el almuerzo, lo que implicaría una paralización de la docencia. Si en verdad solo a los suplidores de la harina no se les paga desde hace seis meses, adeudándoles más de 700 millones de pesos, la crisis plantea muchas interrogantes.

A los del almuerzo se les adeudaría más de mil millones de pesos. A causa de la cuantiosa deuda, que el Inabie dice que comenzó a resolver, prima la incertidumbre sobre el suministro de panes y galletas para los primeros días de esta semana.

Las autoridades suelen capitalizar como parte de la revolución educativa hasta la construcción de una cocina en un apartado plantel, pero toda la promoción se desmonta con las tensiones que provocan amenazas como la de los suplidores de suspender el suministro de alimentos. Con los recursos que recibe la cartera, el 4 por ciento del Presupuesto, se supone que el problema no es financiero.