Actualidad Judicial Noticias importante

Red caso Coral tomaba préstamos con tasas altas en banca para lavar capitales

Red caso Coral tomaba préstamos con tasas altas en banca para lavar capitales

Una de las maniobras para lavar capitales de la red liderada por el jefe de seguridad del expresidente Danilo Medina consistía en tomar préstamos al Banco de Reservas pagando 20% de intereses; sin embargo, en la misma entidad colocaba activos en certificados financieros cobrando solo el 5%.

Esas incongruencias de pagar más intereses en préstamos que lo que recibía por colocación de certificados llamó la atención de las autoridades.

El Ministerio Público (MP) establece que los imputados Rafael Núñez de Aza, considerado como el cerebro financiero de la red, y el principal cabecilla, el mayor general Adán Cáceres Silvestre, “colocaron los activos en la banca creando certificados financieros en pesos dominicanos y dólares que servían de soporte para tomar préstamos que eran pagaderos en tiempo récord sin tocar nunca los valores de los certificados que solo pagaban 5% anual de interés”.

Núñez de Aza, como experto financiero, obtenía préstamos de forma recurrente, dejando certificados financieros y fondos de inversiones fijos por más de cinco años, se explica.

La pérdida de la diferencia entre la tasa de préstamos y cartificados financiaros no fue una limitante, siendo utilizada por el imputado Núñez de Aza como estrategia de colocación, “de esta forma se lavaban los activos provenientes de los delitos de corrupción a la red criminal”, añade el MP.

La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) realizó un rastreo que determinó adonde fueron a parar esos recursos y el uso que se les dio.

Entramado
Como parte del entramado, detalla el MP, la red constituyó las compañías Randa Internacional Company EIRL, CSNA Universo Empresarial SRL y Aldom Glass Alumiminium SRL, las cuales adquirieron grandes castidades de bienes muebles e inmuebles entre los que figuran vehículos de motor de alta gama, operadores de trabajo, terrenos rurales y villas turísticas, casas suntuosas, bajo una sombrilla que le permitió ocultar el verdadero origen de los bienes de la fortuna adquirida.

Los imputados
El Ministerio Público acusa al mayor general Cáceres Silvestre, al coronel Núñez de Aza, la pastora Rosa Guzmán Sánchez, el mayor Girón Jiménez, al cabo Tenner Flete Guzmán (hijo de la pastora Guzmán Sánchez) y al sargento Alejandro José Montero Cruz de ser los cabezas de una estructura mafiosa que distraía dinero del CUSEP y el CESTUR.
Fueron apresados el sábado durante la Operación Coral y guardan prisión en la cárcel del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, hasta que se les imponga medidas de coerción.

Cerebro financiero

El entramado societario tenía como principal cerebro financiero al coronel l Núñez de Aza, quien según la acusación lavaba activos provenientes de actos de corrupción, como la estafa y la coalición de funcionario, a través de diferentes modalidades, destacándose entre ellas las acciones cometidas por la pastora Rossy Guzmán, quien constituyó varias empresas para lavar dinero.

Captación de bienes
Las compañías anteriormente mencionadas figuran como tenedoras de bienes activos muebles e inmuebles que eran adquiridos por Núñez de Aza, en muchos casos confondos directos de sus cuentas bancarias personales, como la del Banco Popular. El expediente de solicitud de la medida de coerción, muestra la liberación de un cheque para la compra de un caro de alta gama.

Domingo Berigüete

Domingo Berigüete