Mundo

Renuncia la ministra de Gobernación mexicana

Renuncia la ministra de Gobernación mexicana

Ciudad de México (EFE).- La secretaria de Gobernación mexicana, Olga Sánchez Cordero, considerada una figura clave del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, renunció este jueves a su cargo para regresar a su antiguo escaño en el Senado.

“Le expresamos nuestro beneplácito a la doctora Olga Sánchez Cordero por su decisión de reincorporarse como senadora propietaria. En el grupo parlamentario de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) le damos la bienvenida”, explicó en Twitter el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, que no detalló quién sustituirá a la ministra.

Sánchez Cordero, de 74 años y exmagistrada de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, era una de las figuras más relevantes del gabinete de López Obrador y asumió el cargo tan pronto comenzó el mandato, en diciembre de 2018.

En un breve mensaje por video, Monreal expresó el “beneplácito» por su decisión de regresar al Senado, y calificó a Sánchez Cordero de “mujer con prestigio y con talento”, lo que contribuirá a nivel legislativo a concretar el “proceso de transformación” que vive México.

“El grupo parlamentario de Morena celebra el que reasuma su responsabilidad como legisladora de la nación. Estamos convencidos que contribuirá en mucho a mantener la cohesión y la unidad en nuestra fracción parlamentaria, así como en el Senado en general”, remarcó el senador.

Y concluyó asegurando que la “actitud” de Sánchez Cordero “abona a la vida democrática y siempre se ha destacado por su actitud progresista».

Hasta ahora, Sánchez Cordero no se ha expresado sobre su salida del Gobierno.

Una larga trayectoria

Sánchez Cordero asumió el cargo con la promesa de dar un giro a la Secretaría de Gobernación centrándose en la migración y los derechos humanos, mostrándose además en un principio como principal defensora del derecho al aborto y la despenalización de la marihuana, con una de las visiones más progresistas del Gobierno.

Antes de asumir oficialmente el cargo, llevó a cabo foros de consulta ciudadana para pacificar el país y buscó entonces estrechar relaciones con otros ministerios y congresos estatales para impulsar su agenda.

Licenciada en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Sánchez Cordero participó del movimiento estudiantil del 1968 e incluso simpatizó con la ola hippie.

Hizo estudios de posgrado en Política Social y Administración en Reino Unido, y se desempeñó como magistrada numeraria del Tribunal Superior de Justicia de la capital de 1993 a 1995.

Pero su gran encargo, que le llevó a ser considerada una de las mujeres más influyentes y poderosas de México, fue como magistrada de la Suprema Corte, de 1995 a 2015.

 Recibió en 2012 el máximo galardón que entrega la Universidad del Claustro de Sor Juana.

 Tras abandonar el cargo en 2015 fue nombrada diputada constituyente de la Ciudad de México, encargada de la elaboración, junto a un grupo de expertos, de la primera Constitución de la capital mexicana, que alcanzó así la categoría de estado.

Dentro del gobierno

Pese a sus posiciones más progresistas, sobre el terreno el legado de Sánchez Cordero es por el momento menor al esperado, porque no avanzó el aborto en todo el país y, pese a los avances en el Legislativo, continúa encallada una ley para despenalizar la marihuana.

Además, en materia migratoria, las presiones de Estados Unidos desdibujaron la política en favor de los derechos humanos de los migrantes, llevando al país a recibir críticas de organismos civiles.

Apenas este miércoles, haciendo gala de su progresismo y defensa de los más vulnerables, aseguró que México daría asilo a los afganos que huyen del régimen talibán y así lo soliciten.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos