Reporte de las Mayores

28_Deportes_13_1,p01


Sibilio, el más universal de los baloncestistas dominicanos

Fue un símbolo en el Barcelona FC; fue seleccionado entre los mejores jugadores de Europa en el siglo pasado; dominó durante 11 años el basket del DN

 

 

Chicho me sorprendiste.

Sabía que tu estado de salud no era el mejor, pero nunca pensé que el buen amigo, el  que cruzó el Atlántico y dio a conocer a nuestro Haina en esa Europa tan distante, tan cultural, tan inmensa como la pensábamos en una época que las ocho horas en avión que separan a la Madre Patria de Quisqueya lucían una eternidad en tiempo de limitada comunicación.

Te marchaste silencioso como viviste.  De la misma manera que nos dejaste con el deseo de seguir viéndote accionar en el rectángulo de madera del Virgilio Travieso Soto después de jugar tu último partido en el torneo superior distrital de 1992 cuando promediaste 21.8 puntos por encuentro y tiraste para el 50 por ciento (92-46) en lances de tres puntos, que fueron la mayoría de los que realizaste en ese certamen y cuando tus rodillas te dejaron saber que no daban para más, antes de  cumplir 34 años.

Grande, Cándido Antonio Sibilio Hughes, el Monstruo de Haina, Bam Bam, un hombre indiferente a los halagos de la fama y la vanidad.

Al conocer de tu tránsito de la mortalidad a la inmortalidad, cuánto extrañaré las conversaciones contigo, en las que resaltabas la calidad de los europeos que enfrentaste en los ochenta. Jamás te escuché destacar tus propias hazañas; había que ser muy hábil para sacarte algunas palabras sobre ti mismo, pues preferías comentar favorablemente sobre el entrenador yugolasvo -luego serbio- Ranko Zeravica, a quien considerabas el mejor coach de baloncesto, y no estabas lejos de la verdad.

Resaltabas a Sabonis, Tkachenko, Dalipagic, Galis, Cosic, Meneghin, Kicanovic, Belostenny, Divac, Kukoc, Magnífico, Petrovic.

También a Slanic, Vrankovic, Marciulionis, Tikhonenko, Tarakanov, Sergie Belov y tus compañeros del Barsa, Epi, Nacho Solozábal, De la Cruz, entre otros grandes que pisaron las duelas en los países de la Europa Oriental y en España, adelantados en ese baloncesto de pases y lances de media y larga distancia.

Conversar contigo era una escuela de baloncesto técnico y también para ampliar  conocimientos sobre esos jugadores que comenzaban a adueñarse de los escenarios del mundo.

No tengo que enaltecer tu vida atlética, tus hazañas están ahí, 50 páginas no serían suficientes para recorrer la trayectoria, aunque es justo señalar la mención de honor que recibiste entre los mejores jugadores de Europa en el siglo pasado; sin embargo, pero prefiero quedarme con tus virtudes del ser humano que decidió regresar al lar nativo y que nunca dio la espalda a quienes crecieron contigo, a tus  familiares, a quienes te conocimos en esos días de la cancha del San Agustín en el sector de Gringo, donde recibiste las primeras orientaciones de Rafael -Pey- Rincón.

Que bien manejaste la rivalidad con el Inmenso Hugo Cabrera. Los fanáticos y periodistas se peleaban por ustedes, pero grandes como fueron en la dentro y fuera de la cancha, mantuvieron la amistad y comunicación desde que se juntaron en la selección nacional en 1975, cuando tu apenas contabas con 16 años, hasta la hora de tu partida.

Para ustedes no existía tal rivalidad como lo demostraron cuando vistieron la misma chaqueta en los clubes Club Naco y Los Mina. Siempre diste crédito públicamente al Inmenso porque fue quien te recomendó para jugar en España, país que llora tu partida como también lo hace Barcelona, la ciudad que te acogió como ídolo desde los días que saliste de una empobrecida Haina, de caña, azúcar, ingenio y puerto a buscar nuevos horizontes.

Lejos quedaron los días que con el equipo de pelota juvenil de la Liga de Runton intentaste ser lanzador, pero no le diste chance de batear al conjunto de Puerto Rico que nos visitaba, pues fuiste incapaz de tirar la pelota sobre el plato y en las pocas ocasiones que lo hiciste te la enviaron por encima de la verja hacia  la comandancia de la Marina de Guerra. Contribuiste a que te sacaran del box más rápido que inmediatamente y el resultado de esa frustración fue una estrella del baloncesto.

Tu control y comando estaría en meter pelotas por un aro sin importar la distancia….y que bien lo hiciste con las enseñanzas de Pey, el profesor Faisal Abel, Andrés Vanderhorts, Leandro de la Cruz y todos esos que aportaron para engrandecer tu juego y hasta alcanzar la punta del obelisco competitivo.

El toque de buen tirador te acompañó siempre. Excelente rebotero y encestador en el poste bajo en los torneos de 1974 y 1975, en este último llevaste a los Astros al título junto al fallecido refuerzo Nate Granger, tus hermanos haineros Koki Tolentino y Julito Santos, así como Leandro de la Cruz, Wilibo Bencosme, Rivier Durán, Manolo Castro, Pachón Quezada, Leopoldo Ortiz, entre otros, bajo la conducción del entonces bisoño Fernando Teruel.

Primero con 1,000 puntos en el basket local en 1976, primero con 650 tripletas y 6,000 puntos en la ACB, en España.

Fuiste de los primeros que nos hiciste sentir orgullosos de ser hainero.

El peso y la magnitud de tu obra deportiva y de bien reclaman medidas nuevas.

Hoy, Cándido Antonio, Bam Bam, te despedimos, cuando inicias el trayecto de juntarte en el cielo con tus hermanos Domingo (Bobolón) y María, tu sobrino Sammy y tu padre Antonio (Gago).

Aquí dejas a tu madre Virginia (doña Placenta), tus hijos Aroa, Alex, Kevin, Christian, Mickel, Andrea y Marielis, tus hermanos Fernando, Santos Rogelio (Pinta), Miriam, Ana Rosa (Cuquita), quienes están obligados a mantener vivo tu legado.

Hoy te despedimos en ese Palacio de los Deportes en el que nos ofreciste muchos conciertos de buen basketball.

Hoy tu pueblo, mismo que diste a conocer en el viejo continente, te rinde  tributo con profundo respeto.

Mientras tanto tus amigos, tus antiguos compañeros, te decimos, hasta luego Chicho, siempre será nuestro Monstruo de Haina, el querido Bam Bam.

DATOS.- Bo Bichette disparó dos dobles, 11 en la campaña, y tiene 15 extrabases en sus primeros 15 partidos en las Mayores…Arístides Aquino se fue profundo y ahora ha conectado ocho jonrones en 11 encuentros este año. Participó en un desafío en el 2018…Los Piratas se sacudieron con 10 carreras ante el débil equipo de los Angelinos…Josh Bell llegó a 30 cuadrangulares…En estos días de doloroso duelo sentimos el fallecimiento del amigo Luis Soto, un excelente locutor, profesor y persona de bien. También la muerte de José Manuel Fernández, ex presidente del Licey (1995-1997) y padre del también ex presidente José Miguel Fernández (2015-2017)…Christian Yelich, al lastimarse, ha perdido la oportunidad de buscar la Triple Corona. Es líder en  bateo (.335) y jonrones (39), pero quedará corto en las empujadas (84), pues tiene muchos por delante y está a 11 de los líderes Bell (95) y Freddie Freeman…Vladimir Guerrero Jr. elevó su average a .276 y con 21 dobles es casi seguro que alcance 30 en la estación…Gio Urshela batea .332, pero sólo tiene 351 apariciones al plato en 120 partidos efectuados por su club…Chicho Sibilio falló cuatro lances libres de 91 intentados en los dos últimos torneos que jugó en el basket local.

CITAS.- “El otro día vi algo, hemos mantenido un puesto de playoff por un largo trecho de la temporada. Tenemos que seguir enfocados en esos días de juego y asegurarnos de continuar de esa manera”, dijo el antesalista de los Rayos, Matt Duffy, quien bateó de 4-4 y empujó tres en el triunfo de Tampa Bay 10-4 sobre San Diego.

JONRONES DE DOMINICANOS.-  Franmil Reyes (28-44), Carlos Santana (26-224), José Ramírez (17-104), Nomar Mazara (16-76), Arístides Aquino (8-8), Hanser Alberto (7-7).

PROEZA.- Gleyber Torres disparó dos vuelacercas en el segundo juego, su quinto partido multijonronero contra Baltimore este año, una marca para un jugador contra un equipo determinado en una campaña.