Revelan cómo red lavaba dinero en RD

Allanamientos en discotecas por parte del PGD de Santo Domingo. Jorge Gonzalez


La adquisición de muebles e inmuebles de lujo a nombre de testaferros y prestanombres, la apertura de centros de entretenimiento nocturnos y de expendio de bebidas alcohólicas, administrados a través de sociedades comerciales y la realización de transacciones ilícitas a través de agencias de cambio, fueron identificadas por el Ministerio Público como los tres mecanismos que utilizaba el imputado César Emilio Peralta “César el Abusador” para lavar su dinero.

El dato está contenido en el expediente de solicitud de medida de coerción depositado ayer a las 5 de la madrugada por la Procuraduría Especializada Antilavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo en el Tribunal de Atención Permanente del Distrito Nacional.

Como ejecutadores de ese mecanismo, el Ministerio Público señala a los imputados Roberto José Cáceres José, José Bernabé Quiterio, al ex pelotero Octavio Eduardo Dotel Díaz y Abispo Féliz Lorenzo.
El expediente indica que se trata de un complejo esquema de lavado de activos de una organización que operaba a gran escala, liderada por el imputado Peralta (El Abusador).

En dicha estructura se señala al pelotero Dotel Díaz, junto al también beisbolista Luis Castillo, como parte del entramado que “prestaron sus nombres” para la compra de bienes que en definitiva eran de Peralta “César el Abusador”.

Dotel Díaz declaró que su apresamiento obedece única y exclusivamente a un contrato de préstamo con garantía hipotecaria de un millón 600 mil dólares que hizo juntamente con el también expelotero Luis Castillo a una señora para el pago de una deuda adquirida.

Hablando a través de sus abogados, Yvelia Batista, Ybo René Sánchez y Manuel Sierra Pérez, Dotel dijo que el préstamo lo hizo el 16 de enero del 2015, para el pago de una deuda que tenía una señora con la sociedad Amantis SRL.

Batista, Sánchez y Sierra Pérez afirmaron que el préstamo está sustentado en un pagaré notarial, de fecha 16 de enero de 2015, que recae sobre todos los bienes de una persona en particular, pero no a nombre de César el Abusador.

Octavio Dotel y Luís Castillo habrían sido víctimas de un acto de engaño departe de esa señora.