Carta de los Lectores

Seguridad información

Seguridad información

Cartas

El libro “La Cultura del Ahorro en la República Dominicana; del Situado a la Banca” publicado en el 2015 por la Superintendencia de Bancos (SIB), define “El fiao” como “un sustrato cultural de crédito a confianza, se fía a la persona que no tiene dinero efectivo en su demanda del servicio o compra de un artículo, se registra su deuda para que pague cuando pueda”.

En el país coger “fiao” en los colmados «bodegas» es una práctica de crédito muy común, que, para muchos dominicanos, se constituye en una alternativa que les facilita cubrir necesidades básicas, como la alimentación.

El colmadero (cuyo gentilicio, por lo general es banilejo), registra en un cuadernoel dinero adeudado, imaginemos que, para congraciarse con una vecina, decide modificar o borrar lo que debe, si esto llegara a pasar, se afectaría la integridad de esa información, en perjuicio del dueño.

Por otro lado, quienes se valen de este instrumento de crédito, no quieren que nadie se entere, por lo cual, si los datos en este cuaderno se llegaran a desvelar públicamente, seguro que el colmado perdería esos clientes. La confidencialidad, para quien coge “fiao”, reviste gran importancia.

Otro aspecto a considerar es que este cuaderno se podría mojar, deteriorar, quemar, perder o alguien se lo podría robar, cualquiera de las anteriores provocaría la indisponibilidad de la información, que es indispensable para realizar la gestión del cobro. A pesar de que su precio ronda los 60.00 DOP (1 USD), la información que se resguarda en él, tiene más valor que el cuaderno mismo, de no estar disponible, el colmado pierde los ingresos que a futuro percibiría.

Reflexionemos; si incluso para un colmado es importante preservar la integridad, confidencialidad y disponibilidad de la información, ¡Cuánto más lo será para tu organización!

Att: Juan Matos

Pacto eléctrico.-
Comparto la afirmación de que esperarse las condiciones ideales el pacto eléctrico no se firmaría nunca.

Había que dar el paso y, como dijo el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, los puntos en que no hubo acuerdo volver a discutirlos hasta consensuarlos, para evitar que se hable de pato cojo. Desde mi punto de vista la decisión fue oportuna y responsable.

Att: Domingo Antonio

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos