Seguridad y prevención



Como todos los años, las autoridades anuncian que decenas de miles de policías y militares participan desde hoy en el operativo “Navidad Segura”, estrategia que procura reforzar la seguridad ciudadana en las navidades, período durante el cual circularán más de 34 mil millones de pesos en sueldos y regalías a empleados públicos.

Ese reforzamiento al patrullaje en barrios, sectores residenciales, avenidas y plazas comerciales se justifica plenamente porque durante las festividades navideñas crece también la delincuencia y la criminalidad motivadas principalmente por el incremento del circulante.

A partir del miércoles el Gobierno distribuirá más de 17 mil millones de pesos en el doble sueldo o salario 13, y otra cantidad similar circulará a fin de mes, sin incluir el monto en bonos y salarios que pagará durante este mes el sector privado.

Los 15 mil agentes que se anuncia desde hoy patrullarán sectores vulnerables ni todos los policías y militares podrían contener la delincuencia o disminuir significativamente los crímenes y delitos sin el decidido concurso de la ciudadanía expresado en la prevención y la moderación.

Son muchos los asaltos, atracos y robos que se perpetran porque las víctimas no aplican o asumen simples medidas de precaución al momento de movilizar valores o realizar alguna transacción de compra o venta de bienes o servicios.

La seguridad en las vías de acceso a los aeropuertos será redoblada tanto en el número de agentes como en el incremento de vehículos, camionetas y motocicletas, para proteger la integridad de miles de pasajeros que arriban en estos días por esas terminales.

Corresponde a la población asumir una conducta de prevención y alerta contra lo que las autoridades denominan como “pequeña delincuencia”, acciones de raterías que se perpetran en el hogar o en las inmediaciones de plazas comerciales y calles interiores, que muchas veces terminan en homicidios.

El operativo Navidad Segura constituye una tradicional iniciativa de reforzamiento de la seguridad ciudadana, cuyo éxito dependerá siempre de la propia población compelida a adoptar en todo momento un comportamiento asociado con la prevención, para frustrar el propósito de los delincuentes de hacer su agosto en diciembre.