Articulistas

Siempre con la verdad: Misión cumplida

Siempre con la verdad: Misión cumplida

Ramón Rodríguez

Ramón Rodríguez
[email protected] |
Misión cumplida .-
Por su condición de mujer humilde, los historiadores han pasado por alto a Tomasina de la Cruz, quien 49 años antes de que Juan Pablo Duarte nos diera la nacionalidad dominicana, murió de un infarto, al grito de ‘’ Isla mía, patria mía’’ al ver que España nos cedía a Francia en el tratado de Basilea e instalaba su bandera. El amor a la patria está en lo más recóndito del alma, pero hay escenario en que ese orgullo fluye y los símbolos patrios adquieren dimensiones que nos envuelven y olvidamos todo tipo de diferencia para abrazarnos en un solo objetivo: resaltar la frase sagrada de Dios, patria y libertad.

Los Juegos Olímpicos de Tokio bajan el telón esplendorosamente, con la enseñanza de que los seres humanos somos capaces de enfrentar las adversidades. Contra viento y marea, se produjo la gran fiesta de la juventud, donde más de 11 mil atletas representaron su patria en medio de una pandemia que ha destrozado la humanidad, pero ahí estuvieron los hijos de Duarte, los embajadores de la patria, con una participación histórica: 5 medallas olímpicas.

Zacarías Bonnat nos regaló una plata en los 81 kilogramos en la halterofilia, mientras que Marileidy Paulino, Anabel Medina, Lidio Andrés Feliz y Alexis Ogando, lograron plata en el relevo mixto de 4 x 400, dejando atrás a países poderosos que quintuplican nuestra inversión en el deporte.

Crismery Santana tuvo una brillante actuación y en los 87 kilogramos en la halterofilia, aportó una medalla de bronce a la patria de Mamá Tingó.

Ahora bien, si hubo alguien que fue capaz de unir todos los corazones dominicanos en un solo latir, lo fue la maravillosa hija de Don Gregorio, Nizao, Marileidy Paulino, quien obtuvo la medalla de plata en los 400 metros, venciendo a corredoras de dimensiones mundiales y diciéndole a todos los jóvenes del mundo, que, con esfuerzo, dedicación y disciplina, se pueden lograr metas aparentemente inalcanzables.

Y finalmente, nuestro deporte rey, el béisbol, logró una anhelada medalla de bronce para que la República Dominicana hiciera historia con 5 medallas olímpicas.

Hemos escuchado a nuestros atletas, agradecer al presidente de la República Luis Abinader y a Francisco Camacho, ministro de Deportes, por poner a disposición del deporte dominicano, más de 200 millones de pesos para acudir a esta cita mundial y a los Juegos Panamericanos de Cali.

Pudimos apreciar que a ese nivel del deporte la improvisación no cuenta. Estamos obligados a repensar el deporte olímpico y a exigir mayor grado de transparencia y optimizar los recursos públicos.
Vamos a celebrar, sin olvidar que estamos obligados a repensar el movimiento olímpico.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos