Tecnología y educación: celebrando la diversidad en América Latina



Santo Domingo.  Las escuelas pueden ser un crisol de culturas e idiomas; muchos son refugios multiculturales donde los idiomas, las prácticas y las creencias se unen y construyen un mundo más unificado. Las escuelas pueden usar la educación y la tolerancia como una forma de fortalecer sus identidades culturales y promover la inclusión a través de la interacción. En el siglo XXI tenemos los medios para aumentar nuestras interacciones y mejorar la calidad de nuestras comunicaciones con el uso de la tecnología.

La tecnología ha propiciado una era en la que todos tienen acceso a la educación. No importa cuál sea su nacionalidad, todos tienen la capacidad de aprender. Ya sea un estudiante que esté aprendiendo algo nuevo o un maestro que intenta mejorar la calidad de las clases que imparten. La tecnología ayuda a cerrar las brechas en el aprendizaje y reduce la intolerancia a medida que las personas se ven más expuestas a otras culturas. También anima a todos a ser más curiosos y abiertos.

Inspirados por esto, los empleados de SELA organizaron un evento para celebrar el Festival Mundial de Voluntarios 2018 de Samsung, con la idea de promover la armonía cultural y la inclusión entre las escuelas públicas. Para ello crearon la iniciativa llamada “eSTEMos Juntos”, que enseña a niños y jóvenes a incorporar las materias STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) en sus vidas cotidianas.

Los voluntarios equipados con tabletas Samsung Galaxy y herramientas educativas interactivas STEM se ubicaron en cuatro estaciones por cada escuela participante. En cada estación, los niños participaban en actividades divertidas y dinámicas para aprender sobre la diversidad cultural de América Latina y la importancia de la inclusión.

Los voluntarios de SELA de Ecuador, República Dominicana, Panamá, Honduras, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Costa Rica llevaron a cabo MiniLabs educativos e interactivos, que instruyeron e involucraron a cerca de 700 jóvenes de escuelas públicas en áreas desfavorecidas.

En una parte del programa, había una estación para Rich Music Rhythms, que daba a los estudiantes la oportunidad de explorar los ritmos musicales de diferentes regiones. También animó a los niños a componer música utilizando una combinación de instrumentos tradicionales y los instrumentos digitales disponibles en las tabletas Samsung.

Había otra estación para Historia y Geografía, que consistía en un juego de memoria que utilizaba una aplicación diseñada para la actividad. Esto permitió a los niños poner a prueba sus conocimientos sobre la diversidad de los sitios geográficos y aprender sobre los ricos pasados culturales de diferentes países.

La tercera estación fue dispuesta para los juegos tradicionales, que animaron a los niños a participar en juegos de otras nacionalidades y regiones. Los voluntarios y los estudiantes seleccionarían un juego tradicional de su país para jugar y divertirse. Luego, explicarían cómo jugar el juego creando un video corto con las tabletas. La idea era compartir todos estos juegos con estudiantes que también participaban en “e STEMos Juntos” en otros países.

La estación final fue la creación del circuito eléctrico. Esta estación se dedicó a enseñar a los estudiantes uno de los principios fundamentales de la tecnología: cómo funciona la electricidad. Los estudiantes aprendieron sobre el mundo aparentemente mágico de la electricidad y cómo crear circuitos eléctricos con arcilla y cables.

Los voluntarios enseñaron a los niños cómo configurar circuitos eléctricos simples, cortocircuitos, circuitos paralelos y circuitos en serie. También les aseguraron a los niños que podían ser parte de la industria de la tecnología, independientemente de sus antecedentes, todo lo que tenían que hacer era aprender.

El día terminó con gran ánimo y hubo una pequeña celebración para los niños y voluntarios.

Este evento se llevó a cabo con el apoyo de la organización internacional sin fines de lucro, Plan International, que es un socio estratégico y operativo de los programas de ciudadanía corporativa de Samsung en SELA. También formó parte del festival anual Samsung Global Volunteer Festival celebrado en octubre, un enfoque más amplio para que los empleados de Samsung tengan un impacto positivo en las comunidades que los rodean.