Opinión

Tercera dosis

Tercera dosis

Ernesto Guerrero

La decisión de las autoridades de aplicar una tercera dosis de vacuna de diferente plataforma, aun sin contar con toda la evidencia científica, es una decisión sensata y oportuna. En medio de este rebrote, se necesita que nuestro sistema inmunológico esté suficiente preparado para enfrentar con éxito el virus y sus nuevas variantes y la vacuna Sinovac no ofrece esa garantía.

Los científicos no saben con certeza por qué algunos países con tasas de inoculación relativamente altas están sufriendo nuevos brotes. A diferencia de EUA e Israel que vacunaron con Pfizer; Chile, Mongolia, Bahrain y Seychelles con altas coberturas de vacunas chinas, están teniendo los peores rebrotes epidémicos de su historia.

Ante casos y muertes de personas vacunadas en el país, nuestro gobierno no quiere correr el riesgo y propone esta nueva estrategia.

Mezclar las vacunas ha probado ofrecer una respuesta inmunitaria más potente. Sabemos que la Sinovac es de baja eficacia para prevenir los “contagios” y los mismos científicos chinos recomiendan combinarla con otra de plataforma ARN mensajero. Aunque, todavía en espera de los estudios que avalen la combinación, basándonos en los principios básicos de cómo funcionan las vacunas, creemos que puede funcionar.

El grado de recuperación puede depender de las vacunas que los gobiernos les administren a sus poblaciones. Ya algunos países están aplicando esta tercera dosis y según informes periodísticos muchos suramericanos (vacunados con Sinovac) viajan a Miami a ponérsela. Bajo la lógica de buscar soluciones propias “la gente hace eso y es imposible detenerlos”.

Afortunadamente, nuestro gobierno compró millones de dosis de diferentes farmaceuticas, por lo que el principal obstáculo puede considerarse superado. Aunque la mitad de los dominicanos están renuentes en aceptar un pinchazo más; cuando se les expliquen los beneficios y la seguridad del procedimiento su actitud va a cambiar. Empecemos con el personal sanitario.

Si usted tiene una primera y/o segunda dosis de Sinovac, espere un mes y póngase otra dosis de Pfizer o AstraZeneca. “Es como si a un policía le mostráramos la foto de un delincuente de frente y luego, después de un tiempo, le mostremos otra de perfil. De alguna manera el sistema inmune va a poder reconocer mucho mejor al virus y montar una respuesta más apropiada porque conoce al antígeno de diferentes formas”.

Por: Ernesto Guerrero
([email protected])

El Nacional