Articulistas

Tiempo en covid -19

Tiempo en covid -19

Susi Pola

Compartimos información de dos estudios que suman a los datos permanentes sobre la situación de pandemia en el país con enfoque inclusivo, un detalle que pocas veces se ha tenido en cuenta desde finales de 2019.

Son el “Informe sobre el impacto de la pandemia en las personas LGBTI en la República Dominicana”, preparado por Christian M. Jiménez, Jean Luis Sano, Loeny Santana y Yordana Dolores, publicado por el PNUD; y  “El uso del tiempo durante el COVID-19 en la República Dominicana”, realizado por Graciela Morales y Yildalina Tatem B., para la Fundación Friederich Ebert en el país. Ambos con fecha de 2020.

La importancia de tener visión enfoque inclusivo, es vital para reconocer el impacto de la pandemia y sus consecuencias sociales, políticas, económicas y de salud, en cada grupo social diferenciado. La mitad del conjunto somos mujeres, hay una transversalización al sexo y al género obligada, además, otras interseccionalidades que trasponen la realidad.

La brecha de género en nuestros países evidente en estos tiempos en la distribución desigual de las tareas domésticas y de cuidado, reforzadas por los estereotipos y mitos culturales que se agravan con los protocolos de pandemia. Además, empeora al colectivo LGBTI que, es el más discriminado en nuestro país.

En el caso de las personas gay y las mujeres trans, el 42.7% percibe ingresos mensuales menores a RD$6,000.00 pesos (US$ 105.40)1, lo que genera una grave situación ya que, que la canasta básica familiar para las personas más pobres, para marzo 2020 en RD$14,476.91 pesos.

Sin marco normativo que reconozca la identidad de género de las personas trans, las familias compuestas por parejas del mismo sexo y la protección explícita contra la discriminación por orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales, se dificultan las respuestas oficiales adecuadas para esta población.

Un ejemplo, dice la investigación del PNUD, es que en el 72% de los hogares, donde hay al menos una persona LGBTI, han tenido dificultad para acceder a equipos de protección como mascarillas y guantes.

El segundo estudio, evidencia el contexto de precariedad por la pandemia del COVID 19, mayor en los hogares, y las mujeres, con la peor parte, reafirmándose la inequidad de los roles al interior de las familias.

Estamos entre los 5 primeros países de la región en vacunaciones, un 45% de personas vacunadas y un abastecimiento ideal de vacunas, sin embargo, la falta de acercamiento oficial a los grupos comunitarios, donde las mujeres son clave, nos llevaría a cubrir mucha más población. El Estado debe ser inclusivo.

Por: Susi Pola
[email protected]

El Nacional