Articulistas Deportes

Toques

Toques

Héctor García

¿Es el béisbol el peor Teteo?

Una situación muy delicada que bien puede ser calificada de grave y
abusiva, es la que viene permitiendo la Liga de Béisbol Profesional
Dominicana (LIDOM) a algunos de los equipos en plena violación a
las normas establecidas por Salud Pública por la Pandemia Covid- 19.
Con lo ocurrido el viernes pasado en el juego Águilas- Licey, en el
estadio Qusiqueya, se violó la disposición de Salud, de un aforo del
50 por ciento en los estadios donde se juega el Todos contra Todos de la pelota dominicana.
En el Juan Marichal, hubo una capacidad de un 100 por ciento, escasas mascarillas, alcohol, música, buena animación en las graderías y como siempre un excelente partido de béisbol en el
terreno de juego, que hasta se extendió a entradas extras’.

No había manera de no disfrutar un espectáculo de esa calidad.
Nadie informó el número de fanáticos que pagaron y muchos menos,
el gran porcentaje que asiste sin pagar.

En el juego del domingo en Santiago, entre Licey- Águilas, la lluvia
provocó una merma en la asistencia al estadio Cibao, el de mayor capacidad en el país.
De todas maneras, las condiciones fueron similares a la de la Capital
Lo grave de ambas situaciones fue que muy pocos fanáticos se notaban en las cámaras de las excelentes transmisiones de televisión con mascarillas.

¿Cuál será el resultado de ese tipo de espectáculo en cuanto a salud
se refiere?
¿Quién será el responsable de la indelicadeza?
Sin más preámbulos: Salud Pública, es el organismo que debe ‘poner
el Cascabel al Gato’.

¡Lo que pasó pasó, suelen decir algunas personas, pero no es así!
Esa mala práctica tiene que tener consecuencias.

Además, en lo inmediato, Salud Pública debe hacer cumplir el aforo
y exigir por lo menos dos dosis de vacunación a los fanáticos, para
tratar de frenar el contagio del Covid-19.

Se debe establecer, no un porciento, sino un número oficial de fanáticos en los estadios, incluyendo a los que trabajan en el torneo, integrantes de los equipos, árbitros, entrenadores y miembros de la
prensa.

Salud Pública con brigadas de especialistas clínicos, civiles y militares, debe velar por el distanciamiento físico de 10 pies, el uso de mascarilla y promover la desinfección de manos.

Otro punto de gran interés es que no debe permitirse la entrada a
menores de cinco años a los estadios.

Mirando la preocupación del presidente de la República, Luis Abinader para que podamos salir airosos de esta situación que está afectando no solo a nuestro país, sino toda la humanidad, debemos ponernos todos al unísono con él, principalmente nuestras autoridades de Salud y la (LIDOM), a fin de qué se cumplan las normas y tengamos todos la debida protección.

Sí así lo hacemos, contribuimos con la meta Presidencial de evitar
que la explosión de Ómicron haga colapsar todo tipo de servicios en el país.
¿Sacan algún beneficio ‘los que toman medidas’ sobre el peor Teteo
que hay en el país?.

Por. Héctor García
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos